El despique y el despunte son términos muy usados en crianza de gallinas. Parece que son lo mismo, pero no es así.

En el caso de las gallinas ponedoras, el canibalismo puede afectar a diferentes tejidos, como las plumas e incluso los huevos. Lo más preocupante es con respecto al bienestar de las aves con picoteo excesivo, que puede provocar el desgarro de la piel y de los órganos internos de las gallinas. Los picotazos fuertes causan sangrado, lo que estimula a que los animales continúen picoteando aún más. Por lo tanto, el despunte es una alternativa para controlar este tipo de comportamiento, reduciendo al mínimo sus efectos en las aves. Conozca a continuación, la diferencia entre este método y el despique, a la hora de reducir al mínimo los problemas de manejo en la crianza de gallinas en el sistema libre de jaulas.

El despique está prohibido 

El despique consiste en el corte excesivo del pico de las gallinas. Según las normas para obtener un sello de bienestar animal, no se permite esta práctica en absoluto. Habitualmente, el despique aún se usa mucho en la crianza convencional de aves; por lo general, se realiza en dos momentos distintos:
– Uno en los primeros días de vida de los animales y el otro
– cuando ya tienen varias semanas.

La técnica, que se realiza con el uso de una cuchilla caliente, les provoca dolor y sufrimiento a los animales por el exceso de corte y las heridas que causa esta práctica. Por eso es que el programa de certificación, prohíbe estrictamente, este método.

Se permite el despunte solo en los 10 primeros días de vida

Algunos productores hacen el despunte de las aves cuando estas tienen entre 5 y 7 semanas de vida, con la convicción de que cuando este método se realiza antes (cuando el animal tiene menos de 10 días de vida), puede ser que el pico vuelva a crecer con un tamaño mayor. Cabe destacar que los despuntes les causan un dolor crónico a las aves cuando se efectúan después de los 10 primeros días de vida.

Por lo tanto, el estándar de bienestar animal de una certificadora prohíbe que se realice esta práctica en gallinas después de ese período. En los 10 primeros días de vida, se permite el despunte como una manera de reducir al máximo el impacto de los picotazos en los animales. Los productores han de prestar atención a los siguientes elementos:

– Puede realizar el despunte únicamente el personal competente y capacitado para usar los equipos que se han aprobado para tal uso;

– Solo se puede retirar la punta del pico superior para limitar que las gallinas puedan lesionar el músculo a otras aves (sin dejarles el “pico de águila”), lo que no interfiere en su capacidad de alimentarse, picotear el suelo o limpiarse las plumas;

–  El pico inferior solo se puede recortar, sin quitarle ninguna parte, para evitar deformidades en la forma del pico cuando envejezcan.

Vale la pena mencionar que la tendencia entre las gallinas a darse picotazos se reduce drásticamente en las granjas donde los animales tienen acceso a un ambiente rico y a nidos y perchas en las proporciones que exige el programa de bienestar animal. Además, un buen manejo ambiental, que incluya una cama de calidad para que las aves se revuelquen, una adecuada gestión nutricional y una relación positiva entre el personal de manejo y las aves también marcan la diferencia.

Por todo lo anterior es importante, que el productor tenga en cuenta que el comportamiento de las aves responde positivamente, a unas mejores condiciones en el entorno en el que viven.

El despunte bajo evaluación

La certificadora evalúa el despunte de gallinas durante la inspección. Se analizan las condiciones en que se encuentra el pico de 20 gallinas en cada alojamiento de la producción y el inspector calcula un promedio según el manual de crianza de aves. Con base en ese promedio, se aconseja al productor a que tome medidas (o no) con respecto al despunte de las aves.

Vea a continuación la calificación* (puntaje) del despunte para aves de plumas marrones:

Despique y despunte: Aves de plumas marrones

* Para que el productor califique dentro de los puntajes 1, 2 o 3, se deben cumplir todos los criterios enumerados.

Los puntajes a partir de 2,25 se consideran aceptables para los estándares de bienestar animal.

Las puntuaciones que alcancen un valor de 3, 4 o 5 requieren una acción correctiva inmediata y urgente de los responsables del despunte.

Un único criterio de los que se han enumerado es suficiente para calificarse dentro de los niveles 4 o 5, que requieren rectificaciones inmediatas.

Vea a continuación la calificación* (puntaje) del despunte para aves de plumas blancas:

Despique y despunte: Aves de plumas brancas

* Los puntajes a partir de 2,25 se consideran aceptables para los estándares de bienestar animal. Las puntuaciones que alcancen un valor de 3, 4 o 5 requieren una acción correctiva inmediata y urgente de los responsables del despunte.

Fuente: certifiedhumanelatino.org