OIE – Hoja informativa: Tercer informe anual sobre los agentes antimicrobianos destinados a ser utilizados en los animales

20 febrero, 2019

El uso indebido y excesivo de antimicrobianos en animales y humanos ha contribuido a la emergencia de bacterias resistentes a los tratamientos antibióticos. Este fenómeno, conocido como resistencia a los antimicrobianos, se ha convertido probablemente en uno de los problemas de salud más importantes del siglo XXI. Como líder mundial en la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos en los animales, […]

El uso indebido y excesivo de antimicrobianos en animales y humanos ha contribuido a la emergencia de bacterias resistentes a los tratamientos antibióticos. Este fenómeno, conocido como resistencia a los antimicrobianos, se ha convertido probablemente en uno de los problemas de salud más importantes del siglo XXI.

Como líder mundial en la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos en los animales, la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) ha desarrollado un gran número de normas internacionales que rigen el uso responsable y prudente de los agentes antimicrobianos como parte de las buenas prácticas veterinarias y agrícolas.

Actualmente, hay muy poca información disponible a nivel mundial sobre los patrones de uso de antimicrobianos en la sanidad animal. La vigilancia del uso de antimicrobianos en el sector de la sanidad animal es un componente esencial para comprender el nivel y la evolución de la resistencia a los antimicrobianos en los animales. Para apoyar este trabajo, la OIE ha tomado la iniciativa de desarrollar una base de datos mundial de los agentes antimicrobianos destinados a ser utilizados en los animales, que consta de datos que los países envían voluntariamente a través de un proceso colaborativo con el fin de reforzar la capacidad de vigilancia nacional y mundial.

Este informe presenta un análisis de la tercera fase de colecta de información para la base de datos y muestra un progreso significativo en el seguimiento y el control de estos medicamentos esenciales.

La OIE desarrolló un sistema participativo de colecta abierto a todos los países, independientemente de su capacidad para proporcionar datos cuantitativos sobre el uso de antimicrobianos en animales. Por esta razón, la base contiene datos cualitativos y cuantitativos  reportados por los países.  Con el fin de alentar la participación, el informe no desglosa los datos por país, sino que proporciona descripciones generales regionales. Se motiva a los países a auto publicar sus datos y muchos de ellos ya lo han hecho.

Para muchos países, el proceso que implica establecer sistemas de colecta de datos a nivel nacional es tan importante como los datos mismos. Las fluctuaciones en la colecta de datos de los países y los resultados reflejan los desafíos encontrados. El proceso ha permitido una mejor comprensión de las dificultades relacionadas con la colecta datos de calidad. Los países han aprendido y compartido sus experiencias con el fin de mejorar la calidad de los datos proporcionados.

Dado que esta es solo la tercera fase de colecta de datos sobre el uso de antimicrobianos de la OIE, los datos cuantitativos se recolectaron para 2015 y también se aceptaron para 2016 y 2017. De este modo, se brinda a los países la oportunidad de corregir y mejorar la calidad de los datos. Con el paso del tiempo, y una vez que los sistemas de reporte se hayan perfeccionado, la OIE solicitará datos relativos a un año calendario solamente. Al hacerlo, los informes de la OIE avanzarán en paralelo con el desarrollo de los sistemas de colecta de datos de los países, y el seguimiento del uso de agentes antimicrobianos a nivel mundial se volverá más sistemático y fiable.

1. La OIE y otras organizaciones internacionales deben colaborar con todos los gobiernos para reforzar su capacidad de monitorear y regular el uso de antimicrobianos en la sanidad animal, con el fin de permitir que todos los países adopten las normas de la OIE.
2. Todos los países deben implementar una supervisión veterinaria para el uso de antimicrobianos en animales.
3. Los gobiernos deben eliminar gradualmente el uso de antimicrobianos como promotores del crecimiento sin análisis de riesgo. Deben dejar de usar inmediatamente los antimicrobianos que tienen importancia crítica para la medicina humana según la Organización Mundial de la Salud.
4. Para enfatizar la transparencia y la responsabilidad, todos los gobiernos deben publicar en línea sus informes nacionales y utilizar los resultados para evaluar el progreso dentro de sus planes de acción nacionales.
5. Los gobiernos deben continuar involucrando en la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos a todos los sectores interesados, ya sean reguladores, veterinarios, agricultores, empresas o la industria alimentaria.
6. La OIE debe continuar su trabajo para mejorar la concienciación y la comprensión de la resistencia a los antimicrobianos y reforzar los conocimientos de la base científica y los datos, actuales y futuros, tal como se establece en el Plan de Acción Mundial sobre la Resistencia a los Antimicrobianos, desarrollado por la Organización Mundial de la Salud en colaboración con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura y la OIE.