La cría de animales con bienestar compensa

7 marzo, 2019

Hay un fundamento ético muy claro cuando se adopta un sistema de cría compasiva de animales en las granjas. Al fin y al cabo, no es nada difícil convencer a las personas de que un sistema de cría de animales que causa dolor y sufrimiento es algo intolerable. ¿Sabía usted que, además de mejorar la vida de los […]

Hay un fundamento ético muy claro cuando se adopta un sistema de cría compasiva de animales en las granjas. Al fin y al cabo, no es nada difícil convencer a las personas de que un sistema de cría de animales que causa dolor y sufrimiento es algo intolerable. ¿Sabía usted que, además de mejorar la vida de los animales, proporcionarles una calidad de vida puede garantizar el futuro de su negocio?

Por otro lado, cuando los aspectos financieros entran en discusión, muchos productores empiezan a preguntarse … ¿Vale realmente la pena, teniendo en cuenta la cuestión financiera, dejar de lado la cría convencional de animales y empezar la práctica de un sistema que tenga en cuenta el bienestar animal? ¿Tiene sentido dejar que los animales expresen su comportamiento natural a la hora de comer, dormir o moverse, relacionándose con otros de su misma especie?

Trate bien a los animales y prospere en sus negocios

¡La respuesta a las preguntas anteriores es SÍ! Es posible unificar la cría de animales donde prime el bienestar de los mismos y la sostenibilidad del negocio. Es más, hay varios estudios que indican justamente lo contrario- las empresas que están invirtiendo en bienestar animal son aquellas que están prosperando. Esto se debe a que la cría compasiva de animales y las buenas prácticas de producción son un asunto que los consumidores cada vez están teniendo más en cuenta a la hora de comprar en el supermercado.

Los animales responden positivamente al productor cuando este les garantiza su bienestar. Un ejemplo es el estudio sobre la cría de cerdos realizado en la Granja Miunça, que comparó dos sistemas de producción – en el primero, los lechones nacen y son alimentados en corrales colectivos, como se estipula en las normas de bienestar animal. En el otro, la cría de animales es la convencional, donde la cerda reproductora da a luz y amamanta a los lechones en corrales individuales, en un espacio reducido, causándoles sufrimiento y estrés.

¿El resultado? Los corrales colectivos aumentaron un 3,5% el número de lechones nacidos vivos, cuyo peso en el destete fue un 14% superior. Esto confirma que la cría de animales con bienestar compensa. En la práctica, el productor les garantiza una buena vida a los animales de producción y estos, a su vez, le devuelven ese cuidado contribuyendo con resultados productivos para que el rancho o la granja tenga éxito y pueda hacer frente a los desafíos del mercado.

Fuente: certifiedhumanelatino.org