Lanzamiento de una guía para abordar una estrategia multisectorial para las enfermedades zoonóticas

15 marzo, 2019

Las enfermedades zoonóticas continúan teniendo un gran impacto en la salud humana. Cada año, cerca de 60.000 personas mueren de rabia, y otras enfermedades zoonóticas como la influenza aviar, la enfermedad por el virus del Ébola o la fiebre del Valle del Rift constituyen amenazas adicionales. Estas enfermedades no solo afectan la salud humana, sino también la salud y […]

Las enfermedades zoonóticas continúan teniendo un gran impacto en la salud humana. Cada año, cerca de 60.000 personas mueren de rabia, y otras enfermedades zoonóticas como la influenza aviar, la enfermedad por el virus del Ébola o la fiebre del Valle del Rift constituyen amenazas adicionales. Estas enfermedades no solo afectan la salud humana, sino también la salud y el bienestar de los animales, lo que reduce la productividad (calidad y seguridad de la leche o el huevo, etc.) o la muerte y, por consiguiente, afecta los medios de vida de los agricultores y las economías de los países.

Las enfermedades no conocen fronteras. A medida que el comercio mundial y los viajes se expanden, las enfermedades zoonóticas plantean cada vez más preocupaciones a nivel global. Todos los días surgen nuevos desafíos de salud en la interfaz humano-animal-ambiente. Para enfrentar estas amenazas, se necesita colaboración, coordinación, comunicación y acción concertada entre los diferentes sectores, utilizando un enfoque multisectorial de Una Salud. Sin embargo, muchos países carecen de la capacidad para implementar dicha colaboración.

Para ayudar a los países a llenar estos vacíos, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzaron hoy una guía titulada Cómo tomar una decisión multisectorial con enfoque de Una Salud: Guía tripartita para tratar las enfermedades zoonóticas en los países.

Esta guía, conocida como la Guía Tripartita de Zoonosis (GTZ), proporciona principios, mejores prácticas y opciones para ayudar a los países a lograr una colaboración sostenible y funcional en la interfaz humano-animalambiente. Es lo suficientemente flexible como para ser utilizada para otras amenazas para la salud, como la seguridad alimentaria y la resistencia a los antimicrobianos (RAM). Al utilizar la GTZ y sus herramientas operativas asociadas (que se están desarrollando actualmente), los países pueden desarrollar o fortalecer sus capacidades nacionales en:
 Mecanismos de coordinación multisectorial de Una Salud.
 Planificación estratégica y preparación ante emergencias.
 Vigilancia e intercambio de información.
 Investigación y respuesta coordinadas.
 Evaluación conjunta de riesgos para las amenazas de enfermedades zoonóticas.
 Reducción de riesgos, comunicación de riesgos y compromiso con la comunidad.
 Desarrollo de la fuerza laboral.

Las opciones para monitorear y evaluar la función y el impacto de estas actividades también se incluyen en el apoyo a los países en sus esfuerzos por mejorar sus marcos, estrategias y políticas de enfermedades zoonóticas.

Además, adoptar el enfoque de Una Salud presentado en la GTZ ayuda a los países a hacer un mejor uso de los recursos limitados y reduce las pérdidas sociales indirectas, como los impactos en los medios de vida de los pequeños productores, la mala nutrición y la restricción del comercio y el turismo.

Al trabajar colaborativamente en todos los sectores y disciplinas, se salvan vidas humanas y animales, se aseguran los medios de subsistencia y se mejoran los sistemas de salud globales de manera sostenible.

La FAO, la OIE y la OMS alientan a los países a utilizar el GTZ para lograr estos objetivos al adoptar un enfoque de Una Salud para tratar las enfermedades zoonóticas.

Fuente: Organización Mundial de Sanidad Animal
11 de marzo de 2019