España aprueba Plan Nacional contra la Resistencia Anti-microbiana 2019-2021

17 marzo, 2019

Las medidas más importantes del nuevo PRAN en el ámbito de la salud animal incluyen la mejora del control del consumo de antibióticos veterinario El Pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud de España aprobó el 4 de marzo el Plan Nacional contra la resistencia a los antibimicrobianos (PRAN en su sigla en […]

Las medidas más importantes del nuevo PRAN en el ámbito de la salud animal incluyen la mejora del control del consumo de antibióticos veterinario

El Pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud de España aprobó el 4 de marzo el Plan Nacional contra la resistencia a los antibimicrobianos (PRAN en su sigla en español) 2019-2021, elaborado por el Ministerio de Salud, Consumo y Bienestar Social MSCBS) en colaboración con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) y bajo la coordinación de la Agencia Española de Medicamentos y Productos para la Salud (AEMPS), con el objetivo de dar continuidad al trabajo desarrollado por el PRAN 2014-2018.   

El nuevo PRAN continuará avanzando sobre la base construida por el primero con el objetivo de contener el crecimiento de la resistencia a los antibióticos y su impacto en la salud de toda la población. Para ello, se proponen dos estrategias: reducir el consumo de antibióticos y reducir la necesidad de utilizar estos tratamientos en medicina humana y veterinaria. La metodología del PRAN 2019-2021 mantendrá las seis líneas estratégicas actuales:
– vigilancia,
– control,
– prevención,
– investigación,
– entrenamiento y
– comunicación
– así como el sistema de grupos de trabajo.

 Todas las Comunidades Autónomas seguirán colaborando con esta estrategia; 8 ministerios (Salud, Agricultura, Economía, Educación, Interior, Defensa, Ciencia y Transición Ecológica); 70 sociedades científicas, organizaciones colegiales, asociaciones profesionales y universidades y más de 300 expertos. Todos cooperarán en el desarrollo de acciones marcadas como prioritarias en salud humana, sanidad animal y medio ambiente, de acuerdo con el enfoque One Health o “Una Salud”.

 Prioridades One-Health del nuevo PRAN

En el área de prioridades de salud humana será la implementación generalizada de programas para optimizar el uso de antibióticos en hospitales, centros de salud y de larga duración y la implementación del Soporte de la Red Nacional de Laboratorio Sistema de Vigilancia de Infecciones asociadas a la Atención de la Salud (IRAS ), una iniciativa que ayudará a mejorar la vigilancia de microorganismos resistentes.

Además, el uso de pruebas de diagnóstico Rapid retrasó la estrategia de prescripción con la que el médico proporciona una receta para un antibiótico al paciente e instruirlo a que lo tome sólo si sus síntomas no mejoran o empeoran días después de promover la visita a la consulta.

Las medidas más importantes del nuevo PRAN en el ámbito de la sanidad animal incluyen la mejora del control del consumo de antibióticos veterinarios a través del proyecto ESVAC, mejora de la vigilancia de la resistencia y expansión de los programas REDUCE para el uso prudente de antibióticos en diferentes sectores de la ganadería.

De la misma forma, el PRAN continuará trabajando en la mejora de la formación de todos los profesionales de la salud en términos de resistencia y promover la educación en salud para todos los ciudadanos a través de varias campañas y plataformas, como este sitio. La nueva estrategia también incluye, por primera vez, acciones para ampliar el conocimiento del papel del medio ambiente en la producción y transferencia de resistencia.

 Avances en el consumo y la concientización

 Desde el inicio del PRAN en 2014, el AEMPS ha realizado una inversión directa total en este plan de unos 2,5 millones de euros de su presupuesto, al que deben añadirse las inversiones realizadas por las diferentes Comunidades Autónomas, otras Direcciones Generales de la Secretaría General de Salud y Consumo y del MAPA.

Entre las realizaciones más notables alcanzadas están aquellas relacionadas al consumo de antibióticos. De acuerdo con los datos estimados del PRAN, entre 2016 y 2017 hubo una reducción del 4,34% en el consumo total de antibióticos en salud humana, lo que representa un cambio en la tendencia creciente que venia siendo registrada desde 2012. En 2017, fue lanzada la herramienta on line Mapas de Consumo, la primera que permite consultar todos los números de consumo de antibióticos en salud humana por alcance, año y tipo de antibiótico.

En el área veterinaria, el consumo de antibióticos registró una reducción estimada del 14% entre 2014 y 2016, con un impulso muy acentuado en la reducción de los Programas REDUCE. En la suinocultura, 55 empresas se adhirieron a ese programa, que representa el 80% del sector y ya registraron una reducción del 85,8% en el consumo total de colistina, un antibiótico de importancia crítica para la salud humana. 

Fuente: www.aviculturaindustrial.com.br