Cierre de la 87° Sesión General de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE)

4 junio, 2019

En el cierre de la 87° Sesión General de la OIE, los países se comprometieron a responder a los desafíos sanitarios actuales y futuros, protegiendo a los animales y los medios de subsistencia de las familias que dependen de los mismos a través de la adopción de numerosas resoluciones. Desde la adopción de nuevas normas […]

En el cierre de la 87° Sesión General de la OIE, los países se comprometieron a responder a los desafíos sanitarios actuales y futuros, protegiendo a los animales y los medios de subsistencia de las familias que dependen de los mismos a través de la adopción de numerosas resoluciones. Desde la adopción de nuevas normas internacionales de la OIE, al impacto de los factores externos en los Servicios Veterinarios, la situación de la sanidad animal en el mundo con una atención particular a la devastadora peste porcina africana, el reconocimiento del estatus sanitario oficial y una actualización, de la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos: a continuación, se presenta una breve síntesis.

Presidida por el presidente de la OIE, el Dr. Mark Schipp, Delegado de Australia, la 87° Sesión General de la Asamblea Mundial de Delegados de la OIE tuvo lugar esta semana en la Maison de la Chimie en París. Participaron en el evento cerca de 900 personas, incluidos los Delegados de 182 Países Miembros, numerosos científicos y observadores provenientes de 71 organizaciones.

El evento se celebró en presencia de 21 ministros y viceministros y diversas partes interesadas institucionales. Didier Guillaume, Ministro de Agricultura y Alimentación de Francia, el país anfitrión de la organización, dirigió un discurso a la Asamblea en la apertura de la sesión el lunes 27 de mayo.

Tras seis días de consulta, los Delegados de la OIE adoptaron 33 resoluciones entre las que figuran normas internacionales nuevas y modificadas destinadas a proteger y mejorar la sanidad y el bienestar animal. Además, la Asamblea Mundial procedió a la elección de miembros para la mesa de la Comisión Regional: 2 para las Américas, 3 para Asia, Extremo Oriente y Oceanía, 2 para Europa y 1 para Oriente Medio, además de 2 miembros del Consejo.

La propuesta de los Emiratos Árabes Unidos de albergar una Representación Subregional en la sede de la Autoridad para la Agricultura y la seguridad sanitaria de los alimentos (ADAFSA) en Abu Dabi fue aceptada por la Asamblea. Esta oficina nueva fortalecerá la cooperación con la OIE y entre los miembros de la subregión abordando sus principales preocupaciones, como las enfermedades zoonóticas y el bienestar animal.

¿Cuáles son las novedades en materia de normas internacionales de la OIE?

Ya sea en el ámbito de las enfermedades de los animales terrestres y acuáticos, su prevención y control, el bienestar animal o los métodos de diagnóstico y la calidad de las vacunas, los Delegados de la OIE adoptaron y revisaron varias normas internacionales en la 87° Sesión General. A continuación, se resumen y describen algunos de los cambios más notables:

  • 8 capítulos del Código Terrestre de la OIE se revisaron y se añadieron 2 nuevos capítulos (sobre la introducción a las recomendaciones para la prevención y el control de las enfermedades y sobre la matanza de reptiles procesados por sus pieles, su carne y otros productos);
  • 11 capítulos del Manual Terrestre de la OIE se revisaron, uno de los cuales es la combinación de dos capítulos anteriores;
  • 9 capítulos del Código Acuático de la OIE se revisaron;
  • 4 capítulos del Manual Acuático se revisaron.

¿Cómo pueden prepararse los Servicios Veterinarios frente a los desafíos del futuro?

En un mundo en constante evolución, los factores externos como el cambio climático o los conflictos tienen un impacto en los Servicios Veterinarios, amenazando con afectar sus contribuciones al desarrollo sostenido. Por lo tanto, tener la capacidad de evaluar y planificar se vuelve esencial para reducir los futuros impactos de dichos factores externos. Uno de los temas técnicos presentado esta semana buscó identificar y analizar el nivel de preparación de los Servicios Veterinarios y cómo se los puede ayudar a encarar mejor estos retos.

Si bien la mayoría de los Países Miembros de la OIE se preocupan por numerosos factores externos, menos de dos tercios los evalúan. Como se destacó en la presentación, la vulnerabilidad de los Servicios Veterinarios puede reducirse a través de estrategias de adaptación y mitigación basadas en la planificación y los ajustes reactivos al cambio. Se instó a los países a aumentar su nivel de conocimiento y a prepararse para enfrentar los efectos de los factores externos a través del desarrollo de un registro de riesgos, ejercicios de prospectiva y evaluación del riesgo institucional.

La OIE continuará recurriendo al programa de evaluación de las prestaciones de los Servicios Veterinarios (Proceso PVS) para mejorarlas capacidades de gestión, planificación y liderazgo como una forma de respaldar a sus Miembros en la mejora de sus capacidades para afrontar la situación mundial en cambio constante.

¿Cuál es la situación actual de la sanidad animal en el mundo?

Una de las principales misiones de la OIE es garantizar la transparencia de la situación sanitaria animal mundial, incluidas las zoonosis. La situación mundial de la sanidad animal se presentó a la Asamblea a partir de los informes presentados a la OIE por los Países Miembros entre enero de 2018 y marzo de 2019. Además, en la Sesión General los Países Miembros pudieron debatir en torno a los principales éxitos y falencias que todavía perduran en términos de notificación y pudieron analizar cómo la plataforma renovada OIE-WAHIS contribuirá a mejorar la situación actual.

Se prestó una particular atención a enfermedades específicas a partir de sus principales vías de propagación, en particular las transmitidas por vectores (fiebre del valle del Rift, fiebre del Nilo occidental y lengua azul) y las enfermedades propagadas a través de los desplazamientos de los animales y de sus productos (influenza aviar, infección por herpevirus de la carpa koi e infección por Batrachochytrium salamandrivorans).