La crisis mundial podría generar efectos significativos al sector avícola latinoamericano en 2019/2020

26 agosto, 2019

La ralentización que están atravesando las economías del mundo podría tener efectos en los países y las actividades productivas de alimentos. En efecto, algunas de las mayores amenazas para la economía global surgen de las tensiones políticas internacionales y de las decisiones de gobiernos “populistas o autoritarios”. Esa es la conclusión de un análisis elaborado […]

La ralentización que están atravesando las economías del mundo podría tener efectos en los países y las actividades productivas de alimentos. En efecto, algunas de las mayores amenazas para la economía global surgen de las tensiones políticas internacionales y de las decisiones de gobiernos “populistas o autoritarios”. Esa es la conclusión de un análisis elaborado por Bloomberg Economics, el 12 de agosto 2019, el que señala también  “que entre los conflictos políticos que pueden afectar la estabilidad financiera mundial y el crecimiento económico global y por ende a Latinoamérica, están la guerra comercial entre Estados Unidos y China, la eventual salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit), la crisis política de Argentina, Venezuela y las decisiones que puedan tomar los países productores de petróleo.

También tendrán incidencia, señala la investigación, otros fenómenos como el resultado de las elecciones en varias economías emergentes (como Argentina, India o Sudáfrica), el conflicto entre demócratas y republicanos en Estados Unidos y las tensiones en el Mar de China Meridional.

La CEPAL por su parte, en su reciente informe económico destacó la desaceleración económica del PIB de la región de Latinoamérica y el caribe en 2019. El efecto es la caída de la economía venezolana, una de mayor tamaño, argentina y la desaceleración de la economía mexicana.

También en Centroamérica la Economía Nicaragüense. Según el reporte, la región crecerá este año (2019) solo un 0,5%, cifra inferior al 0,9% anotado en 2018. Este desempeño es atribuido a los efectos de un debilitamiento sincronizado de la economía global, lo que ha implicado un escenario internacional desfavorable para la región. Asimismo, en el ámbito interno, el bajo crecimiento se debe al poco dinamismo exhibido por la inversión, las exportaciones y a una caída del gasto público y del consumo privado.

En este contexto la avicultura latinoamericana podría estar siendo afectada en lo general y en lo particular, en aquellas economías donde se está observando cierto “fortificación” de la crisis política con efectos gravosos en economía y el deterioro en el crecimiento, los ingresos y el consumo.

Para los productores y los diferentes agentes que participan en la cadena de valor de la avicultura deben considerar, antes de hacer proyecciones futuras, todos estos factores, más lo que genera cada situación particular de un país y sus alrededores. Así, también ayudarse por las expectativas adaptativas que se vienen acumulando en los lideres y productores avícolas.

Fuente: Boletín N° 3 del ILP