Ningún país esta preparado para hacer frente a una pandemia o epidemia

29 octubre, 2019

Un nuevo Índice de Seguridad Sanitaria Global (GHS) publicado hoy, la primera evaluación integral y comparativa de la seguridad sanitaria y las capacidades relacionadas en 195 países, sugiere que ningún país en el mundo está completamente preparado para manejar una epidemia o pandemia. El primer índice GHS encontró graves debilidades en la capacidad de los países para prevenir, detectar y responder a brotes […]

Un nuevo Índice de Seguridad Sanitaria Global (GHS) publicado hoy, la primera evaluación integral y comparativa de la seguridad sanitaria y las capacidades relacionadas en 195 países, sugiere que ningún país en el mundo está completamente preparado para manejar una epidemia o pandemia.

El primer índice GHS encontró graves debilidades en la capacidad de los países para prevenir, detectar y responder a brotes importantes de enfermedades.

El puntaje promedio general del índice GHS de 2019 es ligeramente superior a 40 de un puntaje posible de 100. Entre los 60 países de ingresos más altos evaluados, el puntaje promedio es de 51,9.

Jennifer Nuzzo, profesora asociada de la Escuela Bloomberg y académica senior del Centro para la Seguridad de la Salud, dijo que el índice GHS, desarrollado bajo la guía de un Panel Internacional de Expertos de 13 países, puede ser utilizado por ministerios de salud y organizaciones internacionales, filántropos y financiadores, académicos e investigadores.

“El índice GHS determinó que ningún país está completamente preparado para brotes de enfermedades infecciosas que ocurren naturalmente, de manera intencional o accidental”, dijo Nuzzo.

“Los países pueden usar el índice para identificar brechas, desarrollar la preparación y las mejores prácticas, y seguir el progreso a lo largo del tiempo”.

“Ya sean brotes naturales, accidentales o deliberados, los brotes de enfermedades infecciosas pueden causar un daño significativo a la salud, la paz y la prosperidad si los países no están  preparados adecuadamente”, dijo el director del Centro para la Seguridad Sanitaria, Tom Inglesby. “Es importante que los líderes nacionales comprendan los riesgos que representan las enfermedades infecciosas y se comprometan a mejorar la preparación para estos eventos”.

El índice GHS evaluó países en seis categorías, 34 indicadores y 140 preguntas, utilizando solo información de código abierto y datos de organizaciones internacionales, incluidas la Organización Mundial de la Salud, la Organización Mundial de Sanidad Animal, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura y el Banco Mundial.

Principales hallazgos
El índice encontró que:
• Menos de 7% de los países obtienen puntajes en el nivel más alto en la categoría que evalúa la prevención de la aparición o liberación de patógenos.
• Solo 19% de los países reciben las mejores calificaciones (con un puntaje de 66,7 o más de 100 posibles) en la categoría que evalúa la detección temprana y la notificación de epidemias de potencial interés internacional.
• Menos de 5% de los países obtienen puntajes en el nivel más alto en respuesta rápida y mitigación de la propagación de una epidemia.
• Con un puntaje promedio de 26,4 de 100 posibles, contar con un sector de salud suficiente y robusto para tratar a los enfermos y proteger a los trabajadores de la salud fue la categoría con menor puntaje.

Los hallazgos y las recomendaciones del índice GHS para abordar las significativas brechas en la seguridad sanitaria mundial se producen en medio de un brote continuo de enfermedad por el virus del Ébola en la República Democrática del Congo y cinco años después de que el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) se reuniera en crisis por la epidemia de esta enfermedad en África Occidental.

En un momento en que los riesgos se ven magnificados por un mundo rápidamente cambiante e interconectado y los rápidos avances tecnológicos que facilitan la creación e ingeniería de patógenos, conocer los riesgos claramente no es suficiente. Se necesita voluntad política para proteger a las personas de las consecuencias de las epidemias, tomar medidas para salvar vidas y construir un mundo más seguro y protegido.

Recomendaciones principales
Un principio fundamental del índice GHS es que la seguridad sanitaria es una responsabilidad colectiva. El índice GHS ofrece 33 recomendaciones para países individuales y para la comunidad internacional. Las recomendaciones incluyen:
• El Secretario General de la ONU debería convocar una cumbre a nivel de jefes de estado para 2021 sobre amenazas biológicas, incluido un enfoque en el financiamiento y la respuesta de emergencia.
• Los gobiernos nacionales deberían comprometerse a tomar medidas para abordar los riesgos de seguridad sanitaria.
• La capacidad de seguridad sanitaria en todos los países debe ser transparente y medirse regularmente, y los resultados deben publicarse al menos una vez cada dos años.
• Los líderes deben mejorar la coordinación en entornos inseguros, especialmente los vínculos entre las autoridades de seguridad y salud pública.
• Deben establecerse nuevos mecanismos de financiación para llenar las brechas de preparación, como un nuevo fondo multilateral de seguridad sanitaria mundial y la expansión de las asignaciones de la Asociación Internacional de Fomento del Banco Mundial para incluir la preparación.
• El Secretario General de la ONU debe designar un facilitador o una unidad permanente para eventos biológicos de alta consecuencia.
• Los países deben probar sus capacidades de seguridad sanitaria y publicar revisiones posteriores a la acción, al menos anualmente.
• Los gobiernos y los donantes deben tener en cuenta los factores de riesgo político y de seguridad de los países al apoyar el desarrollo de la capacidad de seguridad sanitaria.

El índice GHS se desarrolló durante dos años y medio. Hubo un proyecto piloto inicial para probar el marco; revisiones por el Panel Internacional de Expertos que incluye 21 expertos de 13 países; un proceso de validación y recolección de datos de un año por 110 investigadores y revisores de todo el mundo; y oportunidades para que los gobiernos validen datos.