El consumo de huevos y la demencia senil

El estudio ha encontrado que una mayor ingesta dietética de fosfatidilcolina de los participantes provenía principalmente de comer huevos y carne y es causa de un menor riesgo de desarrollar demencia al mejorar la función cognitiva. Como anteriormente otros estudios ya habían relacionado la ingesta de colina con el procesamiento cognitivo, ahora se piensa que ésta puede desempeñar un papel en la prevención del deterioro cognitivo y la enfermedad de Alzheimer.

Durante el seguimiento 337 hombres desarrollaron demencia, viéndose que el riesgo de ésta era un 28% menor en los que tenían la ingesta más alta de fosestidilcolina en comparación con aquellos con la ingesta más baja, sobresaliendo también en las pruebas que midieron su memoria y habilidades lingüísticas. Estos hallazgos pueden desempeñar un papel en la prevención de la demencia senil, pero los investigadores indican que es necesario seguir estudiando sobre los trastornos de la memoria que conducen a la misma y a la enfermedad de Alzheimer, que es la causa más común de ella y para la cual no hay cura.

El hecho es que mientras que la colina, cuya ingesta es necesaria para la salud, debe ser consumida en la dieta, los alimentos ricos en ella son relativamente asequibles y fáciles de encontrar. Las fuentes principales de fosestidilcolina en las dietas de la población del estudio fueron los huevos – 39% – y la carne de diversa índole – 37% -. La colina es un nutriente esencial, siendo necesaria para la formación de acetilcolina, un neurotransmisor.

Resultado de imagen para demencia senil

Fuente: avicultura.com