Nota Editorial N° 19

16 abril, 2020

Creo que la mayoría coincidimos que la temática en estos días se ha reducido a pocos temas, con uno central y excluyente, que es el de la pandemia La Nota Editorial pasada la iniciaba diciendo “vivimos tiempos duros. El corona virus lleva al mundo a aislarse y repensar sus paradigmas”. Hoy a la realidad sanitaria, […]

Creo que la mayoría coincidimos que la temática en estos días se ha reducido a pocos temas, con uno central y excluyente, que es el de la pandemia

La Nota Editorial pasada la iniciaba diciendo “vivimos tiempos duros. El corona virus lleva al mundo a aislarse y repensar sus paradigmas”.

Hoy a la realidad sanitaria, que vemos como cuesta vidas humanas en otras latitudes y en algunos de nuestros países, se suman las cuestiones económico financieras.

En este escenario quiero tener palabras de reconocimiento a colegas en Medicina Veterinaria que, por el conocimiento adquirido en el manejo de poblaciones y enfermedades virales, están colaborando fuertemente con los responsables de la salud humana.

También quiero tener palabras de reconocimiento y agradecimiento para la cadena de producción y comercialización avícola, que considero una segunda línea de exposición, tras los médicos y cuerpos de auxiliares que están en la primera línea. Voy a utilizar estas palabras en la apertura de la Tercera Jornada Avícola.

No voy a ahondar en cuestiones comerciales y financieras porque son temas sensibles y se está andando por terrenos con límites difíciles de definir, entre los riesgos de vida por el virus y los riesgos de vida, por cuestiones económicas que impiden conseguir insumos básicos.

No podemos más que lamentar la situación de los productores que programaron sus producciones para tiempos de paz y les toca colocarlas, con los consumidores prácticamente en punto de inercia cero, con motivo de las cuarentenas que se han visto obligados a decidir los gobiernos.

Es posible se deba volver a definir el roll del Estado, en cuestiones de orden público cuando todo, no se puede responsabilizar al sector privado.

Con satisfacción les anuncio la creación del Grupo Las plumas ala por whatsapp, que como este, el de twitter y Facebook, tienen un puñado de amistades integrantes, colaborando con sus participaciones.

La semana próxima cumple medio siglo la Institución a la que pude estar vinculado por casi el mismo tiempo, asistí a aquel Primer Congreso y hasta 1977 en Bogotá, permanecí en mis actividades. Luego participé intensamente como expositor, Delegado, integrante de su Consejo Directivo, creador del Comité Técnico Científico -CTC-, Coordinador del Comité Interamericano de Sanidad Avícola -CISA-, creador de los Seminarios Internacionales ALA – Asociado (aunque al formato no se lo di yo), creador de dos publicaciones de circulación masiva y regular en el mundo avícola internacional. Asistí a los Congresos llevados a cabo en 1970, 1977, 1981, 1987, 1989, 1993, 1995, 1997, 1999, 2001, 2003, 2005, 2007, 2009, 2011, 2013, 2015 y 2017.

Pero lo que considero como otro hecho fundacional es la Tercera Jornada Avícola, que con 2254 inscriptos al minuto que escribo estas palabras, realmente es todo un logro y otro punto casi fundacional para una forma masiva de hacer Eventos sin costo de traslados, alojamientos y restaurantes.

Tenemos expectativas muy grandes, puestas en esta Tercera Jornada Avícola y hasta con una novedad, que es el aseguramiento de la sanidad avícola. Nos ha preocupado muchos años por la importancia del patrimonio sanitario de un país, el riesgo cuando aparecen enfermedades de denuncia obligatoria que, por cuestiones de financiamiento el productor no denuncia.

Los espero mañana en la Tercera Jornada Avícola, tratando de sentar las bases, para la Cuarta Jornada Avícola.

Les hago llegar un saludo virtual y esperanzador

Isidro Molfese