NICARAGUA su política y una estrategia económica que permita perdurar

19 abril, 2020

La vida de los nicaragüenses comenzó a cambiar en abril de 2018 y durante este lapso de tiempo la realidad nos revela a nuestros ojos las profundas debilidades  estructurales del modelo político y económico que venía promoviéndose, de carácter corporativo y excluyente, del que se ha escrito copiosamente. Hoy la vida tal como la conocemos ha cambiado drásticamente […]

La vida de los nicaragüenses comenzó a cambiar en abril de 2018 y durante este lapso de tiempo la realidad nos revela a nuestros ojos las profundas debilidades  estructurales del modelo político y económico que venía promoviéndose, de carácter corporativo y excluyente, del que se ha escrito copiosamente.

Desempleo seguirá creciendo en 2010 • El Nuevo DiarioHoy la vida tal como la conocemos ha cambiado drásticamente con la presencia y la prolongación de la pandemia del COVID-19, que ha terminado de abrir las puertas y ventanas para observar que tan complicada será nuestra vida en el futuro, si no generamos cambios estructurales anticipados.

Conclusiones y Recomendaciones

La respuesta de las autoridades del país frente a la pandemia debe en primer lugar proteger la salud de las personas, que se mitigue la propagación de la pandemia y se atienda a los más vulnerables. Además, debe oficializarse el cierre total o parcial de centros de trabajo de elevada concentración, las familias y las empresas pymes deberían recibir apoyo con respuesta fiscal asociada.

Pero se debe centrarse primero en las respuestas de emergencia y en ayudar al sector de la salud y, en segundo lugar, las medidas fiscales deberían apoyar inicialmente en dar cierto alivio ordenado a empresas que lo necesiten y crear la base de respuesta a la economía en recesión y no deberían de estar limitadas por la regla fiscal vigente, ya que la regla tiene “cierto margen de flexibilidad” para acomodar las circunstancias actuales del país. Para ello es necesario que

1. Reformar el Presupuesto Nacional de la República y destinar fondos para el Ministerio de Salud: del 3.7% del PIB pasarlo al 5.4% del PIB.
2. Realizar reformar fiscal que genere “alivio” a los sectores de menor acceso al consumo, eliminando o reduciendo la tasa IVA a los insumos y productos de la canasta básica y otros impuestos conexos a la cadena alimentaria y los insumos fundamentales para la alimentación.
3. La política crediticia a los sectores productivos debe priorizar y dar repuesta al sector agropecuario que ha mantenido un proceso productivo positivo y encontrar respuestas en reducción de tasas de interés, renegociación y alargamiento de saldos deudores y transferir apoyo técnico sostenible, para propiciar la recuperación de las redes comerciales y el incremento de la oferta al mercado interno y externo.
4. Localizar y gestionar recursos para promover diferentes estrategias para mitigar los factores de resiliencia en la población más afectada. A su vez contener la propagación del virus, incluido el distanciamiento social, el cierre de fronteras y escuelas y restricciones, en actividades no esenciales durante tres meses.
5. Le llevará tiempo a la sociedad y al país nicaragüense asimilar la escala y la magnitud del daño a la economía y la sociedad por la crisis política, el efecto interno y externo del COVID-19, así como reconstruirlas para que sean más sostenibles y resilientes, lo que podría durar más de cinco años.

6. La política monetaria es incapaz de resolver el problema económico. Por su parte el Gobierno se encuentra “atado e imposibilitado para emprender una política fiscal expansiva” que contribuya a trasladar algunas formas de alivios e ingresos a los sectores económicos, pero podría hacerlo de forma selectiva con los sectores más afectados si se hace la reforma tributaria y se reorientan recursos del presupuesto general de la república. Cerrar oficinas y ministerios que no tienen ni han tenido capacidad para responder a las exigencias de la población y la producción del país, más bien ha servido de generado de costos elevados de transacción que han afectado la economía del país. MIFIC, MAGFOR, etc.
7. El conflicto político del país, las sanciones externas más el COVID-19 a nivel interno y su efecto en la economía mundial estarían debilitando el tejido social e institucional del país: empresas, familias, gobierno y el crecimiento potencial del PIB que es desde el punto de vista económico el factor más delicado después
de los recursos humanos.
8. La crisis, el COVID-19 ha afectado contundentemente al sector de servicios, el turismo, el comercio y el consumo encadenando a los demás sectores de la economía. El peso con respecto al PIB de éstos sectores ha crecido durante la década producto del crecimiento del PIB y el Libre Comercio.
9. El comercio interior, principal enlace del mercado interno e internacional, ha sido afectado y podría mostrar una fuerte desarticulación de las cadenas de suministros internas y externas y muchas empresas y pequeños negocios se están viendo empujados a aumentar sus márgenes de ganancia debido a las bajas ventas y los costó de energía y otros servicios.
10. Otros sectores como la industria y la construcción han recibido un fuerte impacto cuyo efecto es contundente por el valor agregado que generan a lo largo de la cadena del PIB y el empleo. El sector primario (agricultura, pecuario, minería y selvicultura) se han convertido en el “soporte amortiguador de la crisis con resultados positivos, pero está careciendo de una política especial de mitigación y alivio para mejorar su productividad y oferta interna vs las importaciones.
11. El área de ingresos del gobierno tendrá un costo elevado, los ingresos fiscales podrían reducirse entre (US$80.4- S$128.1 millones) impactando el gasto público, el INSS, etc. Aunque habría algunas compensaciones al Presupuesto con recursos adicionales del exterior (BCIE, etc. alrededor de U$ 160 millones) no es lo suficiente para evitar el colapso del presupuesto público bajo el techo que está presupuestado.
12. La pandemia covid-19 se ha propagado de manera lenta por la baja concentración poblacional por Km2 y la interacción específica de la misma al interno del país, pero potencialmente se estima que podría darse un contagio nacional de 300 mil personas en un periodo pico a mediados de año.
13. Un gran número de personas vulnerables con trabajos precarios retrocederán a la pobreza. El 68% de la Población Ocupada está expuesta a una fuerte reducción de sus ingresos y se estima que el 24% va transitar a una situación de precariedad de manera inevitable.
14. La política crediticia a los sectores productivos, debe priorizar y dar repuesta al sector agropecuario que ha mantenido un proceso productivo positivo, y encontrar respuestas en reducción de tasas de interés, renegociación y alargamiento de saldos deudores y transferir apoyo técnico sostenible para propiciar recuperación de redes comerciales y el incremento de la oferta al mercado interno y externo.
15. Localizar y gestionar recursos para promover diferentes estrategias para mitigar los factores de resiliencia en la población más afectada.
16. Contener la propagación del virus, incluido el distanciamiento social, el cierre de fronteras y escuelas y restricciones en actividades no esenciales durante tres meses.

Fuente: Alejandro A. Aráuz L
18 de abril 2020