Indicadores de bienestar animal y presentación de miopatías en pollos de engorda

7 septiembre, 2020

Resumen El objetivo del experimento fue evaluar la relación entre diferentes grados de severidad de las miopatías conocidas como pechuga de madera y estrías blancas con indicadores de bienestar fisiológicos, productivos y de comportamiento. Se utilizaron 570 pollos de engorda Ross 308, criados bajo condiciones comerciales, por 13 semanas, en el Centro de Enseñanza, Investigación […]

Resumen

El objetivo del experimento fue evaluar la relación entre diferentes grados de severidad de las miopatías conocidas como pechuga de madera y estrías blancas con indicadores de bienestar fisiológicos, productivos y de comportamiento. Se utilizaron 570 pollos de engorda Ross 308, criados bajo condiciones comerciales, por 13 semanas, en el Centro de Enseñanza, Investigación y Extensión en Producción Avícola de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Nacional Autónoma de México.  

De la semana 7 a la 13, previo al sacrificio, se palpó la pechuga de 35 pollos al azar, de acuerdo a su consistencia y se clasificó en suave, intermedia y firme. Se tomaron 15 muestras de sangre de los 35 pollos para obtener la relación heterófilo-linfocito, proteína C reactiva y el perfil hematológico. Se realizaron etogramas de grupo por observación directa, semanalmente. Se registró el peso vivo, el peso de la pechuga, el peso en canal caliente y de la canal fría.

Cada pechuga se clasificó según el grado de severidad de lesiones de las estrías blancas y la pechuga de madera en normales, leves, moderadas y severas. Las pechugas procesadas se palparon y se clasificaron en suave, intermedia y firme. A cada una se le midió la fuerza y la energía de corte. Los resultados mostraron que los indicadores fisiológicos no tuvieron relación con la severidad de las lesiones encontradas para ambas miopatías. La severidad de las lesiones aumentó y estuvo significativamente asociada con la edad, el peso vivo y el peso de la pechuga.

La palpación de la pechuga de los pollos vivos estuvo altamente correlacionada con la palpación de la pechuga procesada por lo que la palpación en vivo puede ser utilizada como un indicador no invasivo de la consistencia y severidad de las lesiones de ambas miopatías. Se requiere evaluar más indicadores fisiológicos, de comportamiento y de dolor en pollos que presenten estrías blancas y pechuga de madera.

Introducción

Las miopatías afectan varios parámetros de la calidad de la carne en pollos de engorda, principalmente el color, la apariencia y la suavidad de la carne cruda y cocida. Las Estrías blancas (EB) y la Pechuga de madera (PM) son las miopatías más comúnmente reportadas (1). La presentación de estriaciones blancas paralelas a las fibras musculares se conocen como Estrías blancas y filetes de textura rígida, crudos o cocidos, con consecuencias en el valor nutricional, apariencia, aceptación visual y en el procesamiento, marinado y tenderización de las pechugas, se conoce como Pechuga de madera (1)(2). La selección genética de los últimos 50 años ha resultado en un incremento en la tasa de crecimiento y del rendimiento de la pechuga (3). Autores (4) reportan un aumento de un 5% en el tamaño de la pechuga de los pollos de engorda en los últimos 10 años, lo que constituye una quinta parte del peso del ave. Este incremento se ha asociado con la presentación de ambas miopatías (1) debido a que las demandas metabólicas del músculo aumentan y están asociadas al crecimiento rápido. Se ha encontrado una relación directa entre el crecimiento acelerado y una serie de defectos musculares asociados a las miopatías como la disminución en la densidad capilar, poco crecimiento del tejido conectivo y gran estrés metabólico (5). El crecimiento rápido provoca hipertrofia de las fibras musculares asociado con poca capilarización e inadecuado suministro de oxígeno y nutrientes, provocando estrés metabólico (5). Las miopatías han sido reportadas causando importantes pérdidas económicas en Brasil, Italia, Finlandia, Estados Unidos y el Reino Unido (6). Pocos estudios investigan la relación entre las miopatías y el bienestar de los pollos de engorda. La ausencia de biomarcadores que ayuden en la identificación de las miopatías en aves vivas también ha sido identificado como un importante desafío en la investigación de las miopatías (6). Los indicadores para evaluar el bienestar se dividen en dos grupos, indicadores basados en el animal e indicadores basados en recursos o en resultados (8). Dentro de los indicadores basados en el animal se encuentran los fisiológicos, productivos y de comportamiento. Algunos indicadores fisiológicos como la expresión de proteínas de la fase aguda de la inflamación, se ha sugerido como posible biomarcador de bienestar animal (9). Estas proteínas se han observado en diferentes niveles de estrés e inflamación en animales domésticos (10). Otros biomarcadores como la relación heterófilo-linfocito (H/L), se han utilizado como indicadores de bienestar en pollos de engorda (11). La H/L se considera un indicador de estrés crónico, debido a que elevados los niveles de corticosterona en aves, estimulan la producción de heterófilos inmaduros de la médula ósea a la sangre periférica y disminución de linfocitos (12)(13). El comportamiento de las aves también ha sido considerado como un indicador de bienestar por varios autores (14)(15). El comportamiento de locomoción de los pollos de engorda se ha visto modificado por el tamaño de la pechuga, los pollos modernos poseen pechugas más grandes que representan el 20% del peso corporal, comparada con el 11,6% de los pollos antiguos (16). Se ha observado que la presencia de miopatías se relaciona con la presentación de cojeras y con problemas para caminar en pollos de engorde (17). El objetivo del experimento fue evaluar la relación entre diferentes grados de severidad de pechuga de madera y las estrías blancas con indicadores de bienestar fisiológicos, productivos y de comportamiento.

Materiales y métodos

El experimento se realizó en el Centro de Enseñanza, Investigación y Extensión en Producción Avícola (CEIEPAV) de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) de la Universidad Nacional Autónoma de México, de abril a junio del 2018. Se utilizaron 570 pollos criados desde un día hasta las 13 semanas de edad, bajo condiciones similares a las comerciales, en un corral de 5,0 metros de ancho x 6,5 metros de largo (17,5 pollos por m2). Los pollos se alimentaron de acuerdo a los requerimientos de la casa genética para el pollo de engorda Ross 308 y se procesaron de acuerdo a los protocolos de la planta de proceso experimental del CEIEPAV. Cada semana, de la 7 a la 13 de edad, se seleccionaron al azar 35 pollos a los que se les realizó palpación de la pechuga en vivo, mediante el método de doble observador y se clasificó la consistencia de la pechuga en: suave (1), intermedia (2) y firme (3). Previo al sacrificio, antes del ayuno y traslado la planta de proceso, se tomaron al azar, 15 muestras de sangre, de 5 ml cada una, por punción en la vena del ala, de los 35 pollos evaluados. Cada muestra de sangre fue dividida en dos partes, una parte se colocó en microtubos tipo microtainerÒ de 250-500 microlitros con EDTA como anticoagulante y la otra en tubos tipo ependorfÒ de 1,5 cc para posterior centrifugación y obtención de suero. Las muestras fueron llevadas a los laboratorios de bioquímica y hematología del departamento de patología clínica la FMVZ. Para la obtención de la concentración sérica de proteína C reactiva (mg/mL) se utilizó un kit de la marca DiAgam CRP XL. Los hemogramas se realizaron por el método de conteo manual mediante técnicas manuales estándar (16). La relación heterófilo-linfocito se obtuvo dividiendo el número de heterófilos entre el número de linfocitos (19). Cada semana, antes del sacrificio se registró el peso vivo de cada uno de los 35 pollos seleccionados. Los pollos se insensibilizaron por el método eléctrico, se sacrificaron y desangraron manualmente, se escaldaron a 53°C y se desplumaron siguiendo la línea automática del proceso. Las canales se lavaron y evisceraron en forma manual. Posteriormente se enfriaron por 90 min a 1°C en un tanque de inmersión con agitación manual a intervalos regulares y se almacenaron a 4°C hasta el deshuese. Se registró el peso de las canales calientes y frías. Las pechugas se deshuesaron, se pesaron, se palparon y se clasificaron en suave para pechugas flexibles o con ausencia de endurecimiento; intermedia, cuando presentaron dureza evidente en la región craneal y severas para pechugas de dureza extrema a lo largo de todo el músculo con presencia de abultamientos en la región caudal (20)(6). Las pechugas sin estriaciones aparentes se clasificaron como normales, leves cuando presentaron estriaciones menores a 1 mm, moderadas con estriaciones entre 1 y 3 mm de grosor y severas cuando presentaron estriaciones mayores a 3 mm (20)(6). La identificación de las lesiones de pechuga de madera se realizó mediante evaluación táctil y se clasificaron en normal para pechugas flexibles, leves para pechugas firmes en la parte craneal y flexibles en la región caudal, moderadas para pechugas firmes en la parte craneal y algún grado de dureza caudal y severas para dureza a los largo de toda la pechuga (6). Posteriormente los filetes de pechuga, se colocaron en charolas de aluminio, se cubrieron con papel del mismo material y se cocinaron en un horno de convección marca Coriat, modelo HC-35-C por 30 minutos hasta alcanzar una temperatura interna de 76°C (21). Luego se dejaron enfriar a temperatura ambiente (24°C), se envolvieron papel aluminio y se colocaron durante 24 horas en una cámara fría a 4°C. Posteriormente se sometieron a fuerza de compresión (newtons, N) y a la prueba de energía total (newtons/m, N*mm)(21)(22), utilizando un texturómetro marca Stable Micro System, modelo TA-HD plus. Se empleo la técnica conocida como MORS (Meullenet‐Owens Razor Shear)(21) para medir la suavidad de los filetes sin marinar. Se realizaron cuatro cortes perpendiculares al eje longitudinal de las fibras musculares con una navaja de 0.5 mm de espesor, 8.9 mm de ancho y 30 mm de alto, la profundidad del corte fue de 20 mm (22). De las 7 a las 12 semanas de edad, se observó el comportamiento de grupo de los pollos mediante observaciones directas, el comportamiento se registró mediante fotos y videos con una cámara Canon Power Shot modelo Sx 420 IS. Los cambios en el comportamiento de los pollos se registraron por períodos de 10 minutos, cuatro veces por semana. Se otorgó un período de acostumbramiento de 5 minutos, de los pollos al observador, antes de cada observación. Los comportamientos se agruparon en 5 clasificaciones: activos, confortables, comiendo, bebiendo y levantados. Los activos incluyeron los comportamientos de baño de arena, forrajear y batir las alas. Acicalarse, dormir y acostarse de lado se incluyeron en la categoría de confortables. Al inicio de cada observación se registró la temperatura ambiental, la humedad relativa y la iluminación mediante un medidor marca Spercientific modelo 850070. Cada grupo de comportamientos se reportó como porcentaje del total de observaciones (23).

Análisis estadístico. Todos los datos se analizaron mediante la prueba de normalidad de Shapiro- Wilks y mediante la prueba de residuos estandarizados. Se realizó un análisis de correlación de los datos y se utilizó la prueba de Anova de un factor (Welch’s) para comparar los indicadores productivos y fisiológicos de acuerdo con los grados de lesión para ambas miopatías. Se aplicó la prueba de equidad de varianzas de Levene’s y la prueba de Games-Howell para diferencias entre medias con varianzas desiguales y tamaños de muestra desiguales. Se realizó un análisis de regresión logística multinomial para conocer el grado de asociación de los indicadores con la presentación de los grados de lesión para EB y PM. Se utilizó la clasificación de normales como la categoría de referencia. Para los datos de palpación de la pechuga en vivo y palpación de la pechuga en canal se aplicó la prueba de independencia de Chi-cuadrado y la prueba de V de Cramer para conocer el grado de asociación entre los dos tipos de palpación. Se realizó la prueba de Anova de un factor para comparar la fuerza y energía de corte con los diferentes grados de consistencia a la palpación en vivo. Se realizó análisis de regresión logística multinomial para conocer el grado de asociación entre la palpación en vivo y en canal con el peso vivo. Los datos de comportamiento se analizaron en forma descriptiva. Para todos los análisis se utilizó el programa estadístico Jamovi, versión 1.0.

Resultados y discusión

Las estrías blancas mostraron un mayor porcentaje de lesiones leves y menor porcentaje de lesiones severas y normales comparadas con las lesiones por pechuga de madera, donde se observó un mayor porcentaje de lesiones normales, pero también de lesiones severas (cuadro 1), otros autores han reportado resultados similares (20). La presencia de lesiones leves y moderadas fue mayor que las severas en ambas miopatías en estudios previos (6)(3)(1)(24). Las EB son las miopatías más comunes encontradas en pechugas de pollo en Italia, Francia, España y Brasil (4). La presentación de EB está determinada por la genética, el manejo y el medio ambiente de las aves. Pollos híbridos con mayor rendimiento de pechuga muestran mayor incidencia de EB comparada con pollos con rendimiento de pechuga estándar (2). La presentación de lesiones severas de EB en pollos Ross 308 fue mayor que en pollos Cobb 500 criados bajo condiciones comerciales (2). También se ha observado que los factores ambientales y de manejo contribuyen en más del 65% de la variación en la presentación de PM en pollos de engorda (25). La tasa de crecimiento se ha asociado con un incremento en la presentación y en la severidad de las lesiones de PM y EB (20)(26). El crecimiento acelerado del músculo reduce el espacio intersticial entre el músculo pectoral mayor y el epimisio, limitando el movimiento de la fascia y provocando daño muscular e hipoxia (26).


La mayoría de los indicadores productivos presentaron correlaciones altas entre ellos. La fuerza de corte y la energía de corte no mostraron correlación o muy baja con respecto a los demás indicadores productivos. La fuerza y la energía de corte mostraron una correlación alta (0,86) entre sí. La edad mostró correlación alta con la proteína C reactiva y baja con la relación heterófilo-linfocito y con los eosinófilos. La proteína C reactiva mostró correlaciones altas con los pesos vivo, en canal y de pechuga. Por lo que se recomienda realizar futuros análisis con mayor número de muestras para los indicadores fisiológicos.Conforme aumentó la edad de los pollos se observó un aumento significativo (p<0,00001) en la severidad de las lesiones, se observó diferencias significativas (p<0,00001) entre las lesiones normales, leves y moderadas para las estrías blancas y entre todos los grados de lesión para la pechuga de madera (figura 1), lo que indica que a mayor edad aumenta la presentación de lesiones de moderadas a severas. Kuttappan et al. 2017(3) reportaron lesiones severas de EB y PM asociadas a pollos de mayor de edad y mayor cantidad de lesiones leves y moderadas en pollos de 9 semanas de edad, con pesos corporales mayores, comparados con pollos de 6 semanas de edad. Al aumentar el tamaño del músculo con la edad, las estriaciones por EB se observaron más cercanas a la superficie de la pechuga y formando parte de los alrededores del epimisio en otro estudio (27)

El aumento en el peso vivo y en el peso de pechuga también aumentó significativamente (p<0,00001) la severidad de las lesiones (cuadro 1) para ambas miopatías. Resultados similares fueron obtenidos por Norring et al. 2018 (17). Se observaron diferencias significativas entre todos los grados de severidad de las lesiones (figura 2) para PM y para EB. No se observó diferencias significativas entre las lesiones moderadas y severas para EB. La tasa de crecimiento rápido y el incremento en el rendimiento de la pechuga y de la canal se han relacionado con un incremento en la aparición de lesiones de PM (4). Pollos alimentados con dietas altas en grasa también mostraron un aumento en la severidad de las lesiones de EB (1).


Lesiones severas de EB  fueron asociadas, por otros autores, con filetes de pechuga más gruesos, más pesados y con altas tasas de crecimiento en pollos bajo condiciones comerciales (20). Diversos estudios (1)(28)(24)(4)(26) han reportado una asociación entre la profundidad del músculo pectoral mayor y la presentación de lesiones de EB y PM. El crecimiento acelerado del músculo pectoral menor  también resulta en un aumento de la presión intramuscular, en isquemia, hipoxia y necrosis (26). La selección genética intensiva para obtener un rápido crecimiento, mayor rendimiento de canal y de pechuga se puede acompañar de una disminución en la llegada que capilares sanguíneos, resultado en la aparición de miopatías (1). La fuerza de corte (p<0,00001) y la energía de corte (p<0,000043) fueron significativas para las EB, pero no para la PM (p>0,05). Otros autores (6) tampoco encontraron diferencias en la fuerza y energía de corte de filetes no marinados con PM  ni con lesiones por EB. La fuerza y la energía de corte fueron mayores para las pechugas con lesiones severas de EB. Resultados similares fueron reportados por otros autores (27). Se observaron diferencias significativas entre las pechugas normales y las leves, moderadas y severas (figura 3). No se observaron diferencias entre las pechugas leves y moderadas para EB.


Los resultados mostraron que los indicadores fisiológicos: perfil hematológico, relación H/L y la concentración de proteína C reactiva (cuadro 2), no tuvieron relación con la severidad de las lesiones encontradas para ambas miopatías (p>0,05). Otros autores (28) tampoco encontraron diferencias hematológicas entre pollos con  lesiones y sin lesiones de PM y miopatía craneal dorsal (29). Sin embargo; el conteo de leucocitos puede estar asociado con estrés y condiciones inflamatorias (30). Autores (31) han reportado que la súper familia de las inmunoglobulinas puede ser sobre expresada en anormalidades musculares, indicando presencia de tejido inflamado. Incrementos en la relación H/L reflejan la respuesta del sistema inmune al estrés crónico asociado a un aumento sostenido de las concentraciones de corticosterona en sangre. Pero no todos los estresores aumentan este parámetro, tal como se observó en este experimento. Estresores como el calor, el frío, deficiencias nutricionales o altas densidades incrementan en forma evidente la relación H/L(32). A pesar que la proteína C reactiva (CRP) es parte de la respuesta no específica de la fase aguda de la inflamación y se considera un marcador muy sensible de daño tisular (33) no fue posible encontrar diferencias significativas entre las concentraciones de CRP y las lesiones por ambas miopatías.


El modelo logístico final obtenido en este estudio mostró que el peso vivo y el peso de pechuga están significativamente (p<0,00001) asociados con la severidad de las lesiones (leve, moderada y severa) para ambas miopatías como muestra el cuadro 4. Esto indica que conforme aumenta el peso vivo y el peso de las pechugas en una unidad (1 kg) para ambas miopatías la probabilidad de que ocurran lesiones más severas aumenta. El riesgo de ocurrencia de lesiones de EB y PM está asociado con mayores pesos corporales y mayor tamaño de las pechugas tal como lo reportan Kuttappan et al. 2013 (1)


Los resultados mostraron que la palpación de la pechuga realizada a los pollos en vivo está altamente correlacionada con la consistencia de las pechugas procesadas, prueba V de Cramer (0,8667). Otros autores observaron resultados similares en PM a los 26, 33, 40 y 54 días de edad (34). No se observaron diferencias significativas entre los diferentes grados de dureza de las pechugas a la palpación (0-3) y la fuerza de corte (p>0,05) y la energía de corte (p>0,05).


El cuadro 5 muestra que el peso vivo de los pollos está significativamente asociado (p <0,05) con los diferentes grados de consistencia detectada durante la palpación de las pechugas en vivo y en canal. Conforme aumenta el peso vivo existe mayor probabilidad de obtener pechugas más consistentes o duras (grado 3) con los dos tipos de palpación en vivo y procesada. Estos resultados sugieren que la palpación en vivo de las pechugas de los pollos puede ser utilizada como un indicador de la dureza y mayor consistencia de las pechugas procesadas y como un método no invasivo para el diagnóstico de lesiones severas en ambas miopatías.

Los cambios en el comportamiento de los pollos se consideran un indicador consistente de su estado sanitario (35). Las miopatías pueden afectar el comportamiento de los pollos, algunos autores han observado que pollos con PM se mueven menos y presentan más problemas para caminar que pollos sin PM (17). Pollos con distrofia muscular mostraron un mayor número de veces el comportamiento de echarse y menor número de veces comiendo, caminando o realizando baño de arena comparado con los controles (36).


En este estudio los comportamientos se registraron semanalmente en el mismo grupo de animales para describir su frecuencia. La densidad no se ajustó luego que los pollos fueron sacrificados, lo que pudo afectar los resultados. Los pollos mostraron mayor cantidad de comportamientos de comodidad (acicalarse, dormir y acostarse de lado) durante todas las semanas de observación, posiblemente debido a que no se ajustó el espacio a la cantidad de pollos por semana. Comer y beber también fueron comportamientos frecuentemente observados y estuvieron relacionados con la temperatura y humedad relativa ambiental. En días más calientes mostraron más visitas al bebedero. Los pollos permanecieron poco tiempo levantados durante todo el experimento, sin embargo; no fue posible relacionar este comportamiento con la presencia de miopatías. La conformación corporal de los pollos modernos puede explicar también el bajo nivel de actividad de los pollos, debido  a que el crecimiento rápido de la pechuga mueve el centro de gravedad hacia delante y el tamaño relativamente corto de las patas, en relación con el peso y tamaño del cuerpo, no facilita el movimiento  de las aves (37).


Conclusiones: 
Los resultados mostraron que los indicadores fisiológicos no tuvieron relación con la severidad de las lesiones encontradas para ambas miopatías. La severidad de las lesiones aumentó y estuvo significativamente asociada con la edad, el peso vivo, y el peso de la pechuga. El riesgo de ocurrencia de lesiones de EB y PM está asociado a mayores pesos corporales y mayor tamaño de las pechugas. La palpación de la pechuga de los pollos vivos estuvo altamente correlacionada con la palpación de la pechuga procesada por lo que la palpación en vivo por lo que puede ser utilizada como un indicador no invasivo de la consistencia y severidad de las lesiones de ambas miopatías. Se requiere evaluar más indicadores fisiológicos y de comportamiento (cojeras, dolor) y su relación con la presentación de miopatías en pollo de engorda.

Referencias

1. Kuttappan VA, Brewer VB, Mauromoustakos A, McKee SR, Emmert JL, Meullenet JF, et al. Estimation of factors associated with the occurrence of white striping in broiler breast fillets. Poult Sci. 2013 Mar 1;92(3):811–9.
2. Lorenzi M, Mudalal S, Cavani C, Petracci M. Incidence of white striping under commercial conditions in medium and heavy broiler chickens in Italy. J Appl Poult Res. 2014 Dec 1;23(4):754.
3. Kuttappan V, Hargis B, Owens C. White striping and woody breast myopathies in modern poultry production. Poultry World. 2017;52.
4. Petracci M, Mudalal S, Soglia F, Cavani C. Meat quality in fast-growing broiler chickens. Worlds Poult Sci J. 2015 Jun;71(2):363–74.
5. Macrae DVE, Mahon M, Gilpin S, Sandercock DA, Mitchell MA. Skeletal muscle fibre growth and growth associated myopathy in the domestic chicken (Gallus domesticus). Br Poult Sci. 2006 Jun 1;47(3):264–72.
6. Tijare VV, Yang FL, Kuttappan VA, Alvarado CZ, Coon CN, Owens CM. Meat quality of broiler breast fillets with white striping and woody breast muscle myopathies. Poult Sci. 2016 Sep 1;95(9):2167–73.
7. Kuttappan VA, Hargis BM, Owens CM. White striping and woody breast myopathies in the modern poultry industry: a review. Poult Sci. 2016 Nov 1;95(11):2724–33.
8. Manteca x. Use of outcome based measures and design based measures. Internet].OIE; 2016 [cited 2019 Jul 8]. Available from: https://www.oie.int/eng/animal-welfare-conf2016/Abstracts/4.1.%20Manteca.pdf
9. Marques AFT. Molecular biomarkers of welfare in poultry. Internet] 2017 [cited 2019 Jul 8]. Available from: https://pdfs.semanticscholar.org/def7/2aba2da1595edf010008a3470ee3e10542b1.pdf
10. Eckersall PD, Bell R. Acute phase proteins: Biomarkers of infection and inflammation in veterinary medicine. Vet J. 2010 Jul 1;185(1):23–7.
11. Davis AK, Maney DL, Maerz JC. The use of leukocyte profiles to measure stress in vertebrates: a review for ecologists. Funct Ecol. 2008;22(5):760–72.
12. Shini S, Kaiser P, Shini A, Bryden WL. Differential alterations in ultrastructural morphology of chicken heterophils and lymphocytes induced by corticosterone and lipopolysaccharide. Vet Immunol Immunopathol. 2008 Mar 15;122(1):83–93.
13. Cotter PF. An examination of the utility of heterophil-lymphocyte ratios in assessing stress of caged hens. Poult Sci. 2015 Mar;94(3):512–7.
14. Dawkins MS. The role of behaviour in the assessment of poultry welfare. Worlds Poult Sci J. 1999 Sep;55(3):295–303.
15. Costa LS, Pereira DF, Bueno LGF, Pandorfi H. Some aspects of chicken behavior and welfare. Braz J Poult Sci. 2012 Sep;14(3):159–64.
16. Bokkers EAM. Behavioural motivations and abilities in broilers. [S.l.]: s.n.]; 2004.
17. Norring M, Valros A, Valaja J, Sihvo H-K, Immonen K, Puolanne E. Wooden breast myopathy links with poorer gait in broiler chickens. animal. undefined/ed;1–6.
18. Veterinary Hematology [Internet]. Elsevier; 2012 [cited 2019 Jul 8]. Available from: https://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/C20090395653
19. Gross WB, Siegel HS. Evaluation of the heterophil/lymphocyte ratio as a measure of stress in chickens. Avian Dis. 1983 Dec;27(4):972–9.
20. Kuttappan VA, Brewer VB, Apple JK, Waldroup PW, Owens CM. Influence of growth rate on the occurrence of white striping in broiler breast fillets. Poult Sci. 2012 Oct 1;91(10):2677–85.
21. Cavitt LC, Youm GW, Meullenet JF, Owens CM, Xiong R. Prediction of Poultry Meat Tenderness Using Razor Blade Shear, Allo-Kramer Shear, and Sarcomere Length. J Food Sci. 2004;69(1):SNQ11–5.
22. Lee YS, Owens CM, Meullenet JF. The meullenet-owens razor shear (mors) for predicting poultry meat tenderness: its applications and optimization. J Texture Stud. 2008 Dec;39(6):655–
23. Shields SJ, Garner JP, Mench JA. Effect of sand and wood-shavings bedding on the behavior of broiler chickens. Poult Sci. 2005 Dec 1;84(12):1816–24.
24. Alnahhas N, Berri C, Chabault M, Chartrin P, Boulay M, Bourin MC, et al. Genetic parameters of white striping in relation to body weight, carcass composition, and meat quality traits in two broiler lines divergently selected for the ultimate pH of the pectoralis major muscle. BMC Genet. 2016 Apr 19;17:61.
25. Bailey RA, Watson KA, Bilgili SF, Avendano S. The genetic basis of pectoralis major myopathies in modern broiler chicken lines. Poult Sci. 2015 Dec;94(12):2870–9.
26. Griffin J, Lilburn M, Wick M. Student Competition: Muscle Myopathies—Multidiscipline Approach. Poult Sci. :5.
27. Chatterjee D, Zhuang H, Bowker BC, Rincon AM, Sanchez-Brambila G. Instrumental texture characteristics of broiler pectoralis major with the wooden breast condition. Poult Sci. 2016 Oct 1;95(10):2449–54.
28. Kuttappan VA, Huff GR, Huff WE, Hargis BM, Apple JK, Coon C, et al. Comparison of hematologic and serologic profiles of broiler birds with normal and severe degrees of white striping in breast fillets. Poult Sci. 2013 Feb 1;92(2):339–45.
29. Amaral P, Zimermann C, Santos L, Noro M, Prá M, Pilotto F, et al. Evaluation of Physiological Parameters of Broilers with Dorsal Cranial Myopathy. Rev Bras Ciênc Avícola. 2017 Mar;19(1):69–74.
30. Latimer, K. S., and D. Bienzle. 2010. Determination and interpre- tation of the avian leukogram. Pages 345–357 in Schalm’s Veterinary Hematology. 6th ed. D. Weiss and K. J. Wardrop, ed. Blackwell Publishing Ltd., Ames, IA. – Buscar con Google [Internet]. [cited 2019 Jun 22]. Available from:https://www.google.com/search?rlz=1C5CHFA_enCR776CR781&q=Latimer,+K.+S.,+and+D.+Bienzle.+2010.+Determination+and+interpre+tation+of+the+
avian+leukogram.+Pages+345
31. Huang X, Ahn DU. The Incidence of Muscle Abnormalities in Broiler Breast Meat – A Review. Korean J Food Sci Anim Resour. 2018 Oct;38(5):835–50.
32. Scanes CG. Biology of stress in poultry with emphasis on glucocorticoids and the heterophil to lymphocyte ratio. Poult Sci. 2016 Sep 1;95(9):2208–15.
33. Sohail MU, Ijaz A, Yousaf MS, Ashraf K, Zaneb H, Aleem M, et al. Alleviation of cyclic heat stress in broilers by dietary supplementation of mannan-oligosaccharide and Lactobacillus-based probiotic: dynamics of cortisol, thyroid hormones, cholesterol, C-reactive protein, and humoral immunity. Poult Sci. 2010 Sep;89(9):1934–8.
34. Barbara de Almeida Mall- mann DK, Karen Christensen AP. Use of manual palpation in live broilers to identify the onset of the woody breast myopathy. Poult Sci. 96(E-Suppl. 1):5.
35. Bozakova N, Stoyanchev K, Girginov D, Stoyanchev T. Ethological study of broiler chickens after induction and treatment of muscular dystrophy. Trakia J Sci. 2007;5(3):5.
36. Mellor DJ. Operational Details of the Five Domains Model and Its Key Applications to the Assessment and Management of Animal Welfare. Anim Open Access J MDPI [Internet]. 2017 Aug 9 [cited 2019 Sep 1];7(8). Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5575572/
37. Gentle MJ. Pain issues in poultry. Appl Anim Behav Sci. 2011 Dec 15;135(3):252–8.
38. The jamovi project (2019). jamovi. (Version 1.0) [Computer Software]. Retrieved from https://www.jamovi.org.

Autor: Rebeca Zamora Sanabria
Colaboradores: Alma Vásquez Delgado, Jorge Elizondo Salazar, Jorge Camacho Salazar, María del Pilar Castañeda Serrano

Rebeca Zamora Sanabria  Rebeca ZAMORA SANABRIA | Professor and researcher | PhD student |  University of Costa Rica, San José | UCR | Escuela de Zootecnia

  • Nacionalidad: Costarricense
  • Empleo actual: Universidad de Costa Rica como profesora e investigadora de tiempo parcial y médico veterinaria de campo en Cargill meats. Centroamérica, Costa Rica.
  • Grado académico: Doctorado en Ciencias Agroalimentarias

Licenciatura en Medicina Veterinaria: Universidad Nacional de Costa Rica (UNA). Maestría en Nutrición Animal: Universidad de Costa Rica (UCR). Especialidad en producción animal: aves: Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Doctoranda en Ciencias Agrícolas (Bienestar animal). Universidad de Costa Rica (UCR)