Indonesia apela contra el informe del Grupo Especial sobre el cumplimiento en relación con las medidas relativas a la importación de pollo

18 diciembre, 2020

Indonesia apela contra el informe del Grupo Especial sobre el cumplimiento en relación con las medidas relativas a la importación de pollo El 17 de diciembre, Indonesia notificó al Órgano de Solución de Diferencias su decisión de apelar contra el informe del Grupo Especial sobre el cumplimiento en el asunto planteado por el Brasil “Indonesia […]

Indonesia apela contra el informe del Grupo Especial sobre el cumplimiento en relación con las medidas relativas a la importación de pollo

El 17 de diciembre, Indonesia notificó al Órgano de Solución de Diferencias su decisión de apelar contra el informe del Grupo Especial sobre el cumplimiento en el asunto planteado por el Brasil “Indonesia — Medidas relativas a la importación de carne de pollo y productos de pollo” (DS484). El informe del Grupo Especial se distribuyó a los Miembros de la OMC el 10 de noviembre.

Hacer clic aquí para regresar a la portada

De una vez por todas,  busca impugnar las barreras que impuso  a las importaciones de  y presentó un recurso ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Es que el conflicto se inició en 2014 pero nunca se terminó de resolver, dado que la prohibición del país asiático al mayor exportador mundial avícola nunca estuvo escrita, aunque se aclaró que se produjo en el marco de un paquete de medidas restrictivas y de seis restricciones comerciales individuales.

En 2017, Brasil ganó una disputa contra Indonesia en la OMC y los jueces dieron plazo pasado para que se eliminaran las barreras contra el pollo brasileño. Sin embargo, actualmente Indonesia no autorizó el ingreso de esa carne.

Ambos países analizaron el tema, durante la visita a Indonesia de la ministra de Agricultura de Brasil, Tereza Cristina Correa da Costa. Ahora, solo resta esperar cuando el Órgano de Solución de Controversias (DSB) de la OMC examinará el pedido para dilucidar si los indonesios implementaron las determinaciones de la OMC y corroborar si el país asiático continúa violando el acuerdo sobre barreras sanitarias y fitosanitarias, al retrasar, sin justificación, el reconocimiento sanitario de los exportadores brasileños.

Solución de Diferencias

La solución de diferencias comerciales es una de las actividades básicas de la OMC. Se plantea una diferencia cuando un gobierno Miembro considera que otro gobierno Miembro está infringiendo un acuerdo o un compromiso que ha contraído en el marco de la OMC. La OMC cuenta con uno de los mecanismos de solución de diferencias internacionales más activos del mundo: desde 1995 se han planteado 597 diferencias ante la OMC, y se han publicado más de 350 fallos.

Una contribución excepcional

El procedimiento de solución de diferencias es la piedra angular del sistema multilateral de comercio y una contribución excepcional de la OMC a la estabilidad de la economía mundial. Sin un medio de solución de diferencias el sistema basado en normas sería menos eficaz, puesto que no podrían hacerse cumplir las normas. El procedimiento de la OMC hace hincapié en el imperio de la ley y da mayor seguridad y previsibilidad al sistema de comercio. Se basa en normas claramente definidas y se establecen plazos para ultimar el procedimiento. Las primeras resoluciones las adopta un grupo especial y las respalda (o rechaza) la totalidad de los Miembros de la OMC. Es posible apelar basándose en cuestiones de derecho.

Ahora bien, lo importante no es dictar sentencia; la cuestión prioritaria es resolver las diferencias, de ser posible mediante la celebración de consultas. En enero de 2008 sólo en 136 de los 369 casos planteados se había llegado al final del procedimiento del grupo especial. En cuanto al resto, en la mayoría de los casos se había notificado su solución “extrajudicial” o seguían siendo objeto de un prolongado proceso de consultas, algunos desde 1995.

Procedimiento sobre el cumplimiento

El 13 de junio de 2019, el Brasil solicitó el establecimiento de un grupo especial sobre el cumplimiento. En su reunión de 24 de junio de 2019, el OSD convino en remitir al Grupo Especial inicial, de ser posible, la cuestión planteada por el Brasil. La Arabia Saudita, Australia, el Canadá, Corea, China, la Federación de Rusia, los Estados Unidos, la India, el Japón, Noruega, Nueva Zelandia y la Unión Europea se reservaron sus derechos en calidad de terceros. El Presidente del Grupo Especial inicial no estaba disponible, por lo que se estableció la composición del Grupo Especial con un miembro del Grupo Especial inicial como Presidente y un nuevo miembro.

El 11 de febrero de 2020, el Presidente del Grupo Especial informó al OSD de que, de conformidad con el calendario del Grupo Especial adoptado tras consultar con las partes, el Grupo Especial estimó que daría traslado de su informe definitivo a las partes en el tercer trimestre de 2020. El 14 de agosto de 2020, el Presidente del Grupo Especial informó al OSD de que había aceptado una solicitud presentada por el Brasil de conformidad con el artículo 12.12 del ESD de que suspendiera sus trabajos hasta el 12 de septiembre de 2020, a lo cual Indonesia no se oponía. El 15 de septiembre de 2020, el Presidente del Grupo Especial informó al OSD de que había aceptado una solicitud adicional del Brasil de que suspendiera de nuevo sus trabajos hasta el 8 de octubre de 2020, a lo cual Indonesia no se oponía.

El informe del Grupo Especial se distribuyó a los Miembros el 10 de noviembre de 2020.

Medidas en litigio

En junio de 2019, el Brasil solicitó al Órgano de Solución de Diferencias (OSD) que estableciera un grupo especial para que examinara el cumplimiento por Indonesia de las recomendaciones y resoluciones del OSD con respecto a cuatro medidas relativas a las importaciones de productos de aves de corral procedentes del Brasil.

Principales constataciones

El Grupo Especial constató que Indonesia continuaba demorando indebidamente la aprobación de MSF respecto de productos de aves de corral del Brasil en contravención del artículo 8 y el Anexo C 1 a) del Acuerdo MSF. El Grupo Especial estableció que las demoras en el examen de la solicitud del Brasil no podían justificarse con ninguno de los motivos aducidos por Indonesia, por ejemplo, los calendarios internos y la falta de disponibilidad de expertos. Según el Grupo Especial, los Miembros de la OMC deben velar por que el diseño de los procedimientos internos y los recursos disponibles garanticen la tramitación sin demoras indebidas de las solicitudes para obtener una aprobación de MSF.

El Grupo Especial rechazó la alegación del Brasil en el sentido de que la prescripción de que los productos de pollo estén enumerados en las leyes o los reglamentos pertinentes para poder ser importados constituía, en su versión actual, una prohibición o una restricción de las importaciones en el sentido del artículo XI.1 del GATT de 1994. A juicio del Grupo Especial, mientras los productos de pollo específicos estuvieran incluidos en la lista, no existía ningún impedimento legal para su importación que pudiera considerarse una prohibición de las importaciones. El Grupo Especial también opinó que el Brasil no demostró que la mera posibilidad de eliminar productos de la lista pudiera restringir las importaciones de aves de corral. Para el Grupo Especial, esa posibilidad no se derivaba de la propia medida, sino más bien de la competencia general para regular del órgano pertinente del poder ejecutivo de Indonesia. Con respecto a una versión anterior de la medida, el Grupo Especial constató que, dado que un producto no estaba en la lista y no se podía importar, equivalía a una prohibición de las importaciones en el sentido del artículo XI.1del GATT de 1994.

El Grupo Especial también sostuvo que algunas modalidades de venta y distribución de productos de aves de corral en Indonesia eran discriminatorias. La mayoría del Grupo Especial constató que la medida provocaba que los importadores estuvieran sujetos a sanciones por vender productos de aves de corral a compradores que no dispusieran de instalaciones de almacenamiento frigorífico, mientras que no se aplicaban sanciones tales a los productores nacionales. A juicio de la mayoría del Grupo Especial, este hecho constituía un trato menos favorable incompatible con el artículo III.4 del GATT de 1994. Un miembro del Grupo Especial estuvo en desacuerdo con la mayoría y argumentó que las sanciones pertinentes se aplicaban únicamente a las instalaciones de almacenamiento frigorífico del propio importador. Ese miembro del Grupo Especial coincidió con Indonesia en que las obligaciones de almacenamiento frigorífico concernientes a las etapas posteriores de la cadena de distribución se regían por las disposiciones en materia de inocuidad de los alimentos de Indonesia y se aplicaban de igual manera a los productos de aves de corral nacionales e importados.

Por último, el Grupo Especial rechazó la alegación del Brasil de que los importadores no podían responder a los cambios en las condiciones del mercado modificando determinadas condiciones de una licencia de importación, a saber, la cantidad de productos y el puerto de entrada. A juicio del Grupo Especial, el Brasil no demostró su alegación en el sentido de que el procedimiento de modificación introducido por Indonesia no daba a los importadores la oportunidad real de modificar las condiciones de licencias. El Grupo Especial constató asimismo que el procedimiento de modificación no era suficientemente costoso y gravoso como para impedir o disuadir las solicitudes de modificación de las condiciones de licencias de importación por parte de los importadores.

wto.org