Uso de calefacción por radiación para la cría de pollos parrilleros

18 abril, 2021

Los tubos radiantes son una herramienta indispensable para mejorar los resultados en granjas, cuyos beneficios lo hacen un excelente reemplazo de la calefacción por campanas. Este informe brinda ejemplos de aplicación y recomendaciones generales basadas en experiencias de aplicaciones del sistema de tubos radiantes para la crianza de pollos parrilleros en más de 300 galpones […]

Los tubos radiantes son una herramienta indispensable para mejorar los resultados en granjas, cuyos beneficios lo hacen un excelente reemplazo de la calefacción por campanas.

Este informe brinda ejemplos de aplicación y recomendaciones generales basadas en experiencias de aplicaciones del sistema de tubos radiantes para la crianza de pollos parrilleros en más de 300 galpones en Argentina, donde se emplea hace más de 15 años con excelentes resultados.

Calefacción por campanas
El sistema de calefacción por campanas criadoras toma el aire de combustión interno, descargando también los humos de combustión en el ambiente. Los efectos más evidentes son: el goteo, el piso mojado y la elevada tasa de amoníaco en el aire. La gran cantidad de humedad en el aire (producto de la combustión formada por un 40% de vapor de agua) es sólo una parte del problema.

El metabolismo de los animales necesita de una cantidad de aire proporcional a la cantidad de alimentos. Pero el aire necesario para la combustión de gas, en un sistema convencional de pantallas radiantes, es de aproximadamente 30m3 por m3 de propano que se quema. Esto significa que para calentar el medio ambiente, los animales pierden grandes cantidades de precioso oxígeno.

Para minimizar estos efectos se debe ingresar mayor caudal de aire fresco en invierno, por lo tanto el sistema de ventilación debe funcionar con mayor frecuencia. Esto hace que se pierda gran cantidad de calor al exterior por ventilación y, en consecuencia, mayores costos de energía para mantener calefaccionada la nave.

Sistema de calefacción infrarrojo de baja intensidad

El sistema infrarrojo de baja intensidad entrega calor directamente a los animales y objetos, sin calentar el aire, generando un área de confort en ambientes de gran tamaño con una potencia reducida. El sistema proporciona a los criadores la oportunidad de reducir costos de operación, minimizar las tareas de mantenimiento y simplificar las instalaciones.


Esquema de un galpón parrillero con tubos radiantes

Actualizar el sistema de calefación de campanas por un sistema de tubos radiantes aporta claros beneficios:

  • Las unidades son localizadas en una posición fija y no precisan ser ajustadas en altura o moverlas de un lado a otro durante la crianza y cuando ésta finaliza.
  • Se logra una calefacción más uniforme con menos equipos de mayor tamaño y eficiencia.
  • El mantenimiento anual se reduce significativamente.
  • Posee tomas de aire limpio para combustión conectadas al exterior que elimina los problemas de picos de gas tapados por polvillo.
  • Se logra un mejor control de la ventilación reduciendo el ingreso de aire del exterior, ya que los tubos radiantes no consumen oxígeno del ambiente.
  • Su combustión es de mejor calidad que las pantallas criadoras convencionales y se puede enviar al exterior por chimenea, esto también reduce la necesidad de ventilación mínima y genera un ambiente más saludable, libre de gases de combustión.
  • Utilizando pocos equipos, la instalación será más sencilla y fácil de manejar.
  • El sistema se conecta y maneja automáticamente con la central de control existente o con termostatos de simple regulación.

Medición termográfica de ambos sistemas

En la comparación termográfica se puede visualizar rápidamente la diferencia entre ambos sistemas de calefacción. En la primera foto de la izquierda tenemos el sistema de tubos radiantes que presenta zonas de mayor distribución de calor y más homogéneas, donde las aves se mueven libremente para beber y alimentarse. En cambio, en la foto de la derecha se ve el sistema de pantallas criadoras que genera zonas puntuales de calor, obligando a las aves a concentrarse limitando su movilidad y la posibilidad de buscar su alimento.


Fotos termográficas · Comparativa de sistemas

El sistema de tubos radiantes presenta zonas de mayor distribución de calor y más homogéneas,
donde las aves se mueven libremente 
para beber y alimentarse”

Beneficios para las aves y el productor:

  • Reducción de la mortandad.
  • Establece zonas de confort más amplias que permiten más comodidad a las aves.
  • Las aves se concentran entre las lineas de agua alentando a alimentarse.
  • Los niveles de confort son logrados a la altura del piso donde las aves descansan.
  • Mayor temperatura de la cama que permite reducir la humedad y el amoníaco.

Más información: www.ciroc.com.ar

Fuente: redalimentaria.com

Por: Leopoldo Marrocco, responsable comercial para el sector Avícola de Ciroc
Fotos: Ciroc