Aditivos: el valor agregado que no puede faltar en la dieta

22 abril, 2021

Incluir en la alimentación de las aves sustancias, microorganismos y preparados como vitaminas, antioxidantes, estabilizantes, aminoácidos y colorantes, entre otros, permite mejorar la salud y producción animal así como resaltar los atributos sensoriales del producto final. Por: Dra. Isara Ramírez, encargada del Departamento de Inspecciones y Sebastián Victorica, CITP/FIBP, Desarrollo de Negocios Internacionales en UBI Meat […]

Incluir en la alimentación de las aves sustancias, microorganismos y preparados como vitaminas, antioxidantes, estabilizantes, aminoácidos y colorantes, entre otros, permite mejorar la salud y producción animal así como resaltar los atributos sensoriales del producto final.


Por: Dra. Isara Ramírez, encargada del Departamento de Inspecciones y Sebastián Victorica, CITP/FIBP, Desarrollo de Negocios Internacionales en UBI Meat Experts in Quality Assurance.

La cadena productiva mundial de aves se ha modernizado como consecuencia de la mejora genética, avances en el área de nutrición, sanidad y manejo de los animales. Estos avances tienen como objetivo el aumento en la producción, reducción de los costos y mantener los precios competitivos en el mercado.

La correcta alimentación de las aves en los sistemas de cría intensiva, es uno de los insumos con mayor impacto en la producción. El adecuado aporte de nutrientes y los diferentes ingredientes que componen el alimento es lo que determinará una mayor eficiencia en la obtención de huevo o carne.

El funcionamiento saludable del tracto intestinal es un factor clave para la producción avícola. Para obtener la máxima rentabilidad agrícola y el máximo rendimiento animal se debe contar con un intestino sano y estable. La utilización de antibióticos como promotores de crecimiento tienen la capacidad de inhibir y controlar las enfermedades intestinales, aumentar el índice de conversión, disminuir el consumo de alimento, entre otros efectos benéficos que llevan a un mejor rendimiento animal apoyando positivamente al productor avícola.

Luego de la creciente necesidad a nivel global de retirar y prohibir el uso de los antibióticos, por la capacidad de los mismos de intensificar la resistencia frente a los patógenos, comprometiendo así la salud de los animales y el humano (por el consumo de carnes donde se utilizaron antibióticos), surge la demanda de productos alternativos como aditivos utilizados en la dieta animal que permitan obtener los beneficios antes proporcionados, manteniendo a los animales en buen estado de salud.

Al formular un alimento se deben considerar varios factores: tipo de animal que lo consumirá (producción de carne o huevo), la etapa en que se encuentra (si es al inicio o en el engorde), la materia prima inicial (cereales o subproductos, grasas, aceites), entre otros.

El Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea, en septiembre del año 2003, elaboraron el Reglamento (CE) N° 1831/2003 en el cual se define y se clasifican los aditivos, en su artículo 2 se encuentra la definición:

«Aditivo para alimentación animal»: sustancias, microorganismos y preparados distintos de las materias primas para piensos y de las premezclas, que se añaden intencionadamente a los piensos o al agua a fin de realizar, en particular, una o varias de las funciones mencionadas:

  • Influir positivamente en las características del pienso.
  • Influir positivamente en las características de los productos animales.
  • Satisfacer las necesidades alimenticias de los animales.
  • Influir positivamente en las repercusiones medio ambientales de la producción animal.
  • Influir positivamente en la producción, la actividad o el bienestar de los animales, especialmente actuando en la flora gastrointestinal o la digestibilidad de los piensos.
  • Tener un efecto coccidiostático o histomonostático”.

De acuerdo con el reglamento mencionado anteriormente, existe una clasificación de diferentes tipos de aditivos según las necesidades de cada negocio avícola:

ADITIVOS TECNOLÓGICOS: hace referencia a los utilizados con el fin de proteger el alimento (piensos) contra el deterioro, entre ellos se encuentran los conservantes, antioxidantes, estabilizantes, reguladores de la acidez, etc.

ADITIVOS ORGANOLÉPTICOS:dentro de este grupo se encuentran los colorantes, “sustancias que añaden o devuelven color a los piensos y/o sustancias que, suministradas a los animales, añaden color al alimento de origen animal, etc”.

ADITIVOS NUTRICIONALES:esta clasificación incluye a las vitaminas, oligoelementos, aminoácidos, urea y derivados. 

ADITIVOS ZOOTÉCNICOS: 

  • Digestivos: sustancias que, suministradas a los animales, facilitan la digestión de los alimentos ingeridos, actuando sobre determinadas materias primas para piensos.
  • Estabilizadores de la flora intestinal: microorganismos u otras sustancias definidas químicamente que, suministradas a los animales, tienen un efecto positivo para la flora intestinal.
  • Sustancias que influyen positivamente en el medio ambiente.
  • Otros aditivos zootécnicos.

En la producción avícola los aditivos son frecuentemente utilizados, ya que permiten un mejor índice de conversión, es decir los kilos de carne generados por kilo de alimento consumido, proporcionando carcasas uniformes, con un adecuado peso, y resaltando atributos relacionados a la calidad en carne o huevo.

El color de la carne es uno de los factores determinantes por parte de los consumidores a la hora de seleccionar un producto cárnico, en el caso de las aves hay una preferencia por el color amarillo asociado a la buena calidad y frescura. En el caso de los huevos sucede lo mismo, en los consumidores tanto a escala industrial como individual, la tendencia es preferir productos de colores vivos, por lo que se observa una mayor demanda por aquellos que poseen yemas de color amarillo anaranjado. Esto ha significado un aumento en la inclusión de los colorantes (aditivos organolépticos) en las raciones de las aves, buscando lograr el grado de pigmentación que cumpla con las exigencias de los consumidores.

Las aves no son capaces de sinterizar de forma natural los pigmentos, por lo que es necesario agregarlo a la dieta de acuerdo al tipo de producción. Los pigmentos pueden ser naturales o sintéticos, dentro de los naturales por ejemplo existen dos grupos los: Alfa y Beta carotenos, precursores de la vitamina A, y las Xantofilas, dentro de este grupo se encuentran Luteína, Zeaxantina, Capsantina presentes mayoritariamente en el maíz y las hojas verdes de ciertas plantas, como por ejemplo la alfalfa.

Es posible proporcionar un valor agregado a los productos con el uso adecuado de los aditivos, teniendo claramente definido el objetivo a cumplir, si se pretenden mejorar los parámetros productivos, asegurar la salud intestinal, mejorar las características del alimento o producto final, mejorar o resaltar el color , entre otros.

El productor deberá definir junto a su grupo asesor técnico, el tipo de aditivo necesario que se ajuste a sus necesidades y requerimientos, ya que existe una amplia gama de sustancias utilizadas actualmente en la avicultura con el objetivo de mejorar las condiciones de los alimentos, prevención de enfermedades, y la obtención de efectos positivos sobre el producto terminado.

Más información: http://ubibeefinspection.com

Fuente: redalimentaria.com