El hígado tiene muchas funciones; podemos decir que es la factoría del organismo ya que aquí se produce el metabolismo de la mayoría de los lípidos, carbohidratos, proteínas, minerales y vitaminas.

También es importante ya que allí se forman las sales biliares, que son necesarias para la absorción de grasas y vitaminas liposolubles.

Desempeña un papel clave en la inmunidad, ya que es una de las barreras contra patógenos y antígenos digestivos, si estos pueden atravesar el microbioma, las barreras intestinales y el sistema inmunológico intestinal, podrían ser transportados al hígado, a través de la circulación de la vena porta, y producir o modular una respuesta inmunitaria que puede provocar inflamación.

Debemos mencionar además su función de eliminación de productos de desecho y toxinas, que es fundamental para la supervivencia de las aves.

Sin embargo, estas son solo sus funciones básicas, ya que es un órgano muy complejo con muchas más tareas (síntesis de proteínas plasmáticas y factores de coagulación, almacenamiento de minerales y vitaminas …)

Por lo tanto, la salud del hígado debe tenerse en cuenta cuando hablamos de la producción avícola y debemos controlar el estado de salud del hígado de nuestros animales.

Hay varios factores que indican que la salud del hígado podría verse afectada:

  1. Color: un hígado sano debe ser de un color marrón rojizo, cuando la salud del hígado se ve comprometida, se vuelve naranja o incluso amarillenta, y esto generalmente indica que la grasa está comenzando a acumularse.
  2. Consistencia: Un hígado sano normal debe ser resistente a la presión, si no lo es e incluso si se deshace, eso significa que algo va mal.
  3. Tamaño. El hígado normal no destaca del abdomen, además tiene los bordes afilados, si los bordes se empiezan a redondear y el tamaño aumenta, estos son los primeros síntomas de la inflamación.
  4. Otros signos, como coágulos de sangre o áreas necróticas, pueden indicar afección hepática: las aflatoxinas pueden producir hemorragia subcapsular y podemos observar manchas necróticas durante la infección por Salmonella pullorum. Algunas enfermedades metabólicas, como el síndrome de hígado graso hemorrágico, pueden alterar el hígado produciendo coágulos sanguíneos o incluso un hígado muy hemorrágico.

Nuestro objetivo debe ser siempre evitar que el hígado de nuestros animales sufra alguna lesión. Algunos compuestos pueden ayudar a prevenir el daño y reducirlo:

El estrés oxidativo es un efecto secundario del daño hepático, aumentando los niveles de antioxidantes fisiológicos, que pueden actuar dentro del organismo y no solo a nivel del pienso es una buena estrategia.

Uno de estos compuestos antioxidantes que es interesante para mejorar la salud hepática y combatir los daños de los radicales libres es la vitamina E, que establece una cadena, junto con otras vitaminas como la vitamina C y ciertas enzimas “antioxidantes” como, por ejemplo; peróxido dismutasa, glutatión peroxidasa y catalasa, para reducir los niveles de estos radicales y por ende, el nivel de “oxidación” del organismo

Además, se ha demostrado que algunos fitogénicos, como la alcachofa y el extracto de cardo mariano, son eficaces para proteger la salud del hígado y los riñones gracias a sus actividades antioxidantes.

El extracto de cardo mariano (silimarina) es un compuesto hepatoprotector de reconocido efecto antioxidante y antiinflamatorio, que además ayuda a su regeneración celular, por otro lado, el extracto de alcachofa (cinarina), no sólo posee efectos antioxidantes en hígado y riñón sino que también es un estimulante de la generación y secreción de bilis.

El cloruro de colina es uno de los compuestos más populares en las aves de corral cuando hablamos de salud hepática. Actúa como agente lipotrópico y previene la infiltración grasa anormal en el hígado (Síndrome del Hígado Graso) asegurando un correcto metabolismo del organismo y una utilización eficaz de los nutrientes. Otros compuestos lipotrópicos son la metionina y la betaína.

Las vitaminas del grupo B apoyan la salud del hígado, ya que actúan como coenzimas en varios ciclos metabólicos, un suministro adicional es importante para prevenir el daño hepático.

También es importante resaltar que cuando ocurre el daño hepático, su metabolismo se ve afectado. Por lo tanto, la eficiencia energética es menor y, en ocasiones, los animales pueden estar deprimidos. Podemos evitar esto al incluir L carnitina. Este compuesto aumenta la permeabilidad de los ácidos grasos a través de la mitocondria, que es la planta de energía de la célula. Esto permitirá que haya más energía disponible para los animales.

Livervital es un pienso complementario líquido para aplicación en agua de bebida de forma segura, rápida y eficaz. Contiene todos los compuestos mencionados anteriormente y ayuda al hígado a recuperarse después de un desafío que afecta su salud. Además, se puede aplicar como preventivo evitando el estrés innecesario para el hígado de nuestros lotes de aves.

Fuente: maplarevista.pe
Autor: DVM. Javier Prieto
Poultry Nutritionist
MIAVIT