Nota Editorial Nº 30

16 agosto, 2021

El mes de agosto es un mes de muchos recuerdos, pero hoy quiero compartir primero los ecos de la Séptima Jornada Avícola, con tantos comentarios favorables. Afortunadamente somos muy autocríticos y en cada reunión de evaluación posterior a cada Jornada, surgen inquietudes para seguir mejorando como objetivo sabiendo que la perfección, es demasiado difícil. Siento […]

El mes de agosto es un mes de muchos recuerdos, pero hoy quiero compartir primero los ecos de la Séptima Jornada Avícola, con tantos comentarios favorables. Afortunadamente somos muy autocríticos y en cada reunión de evaluación posterior a cada Jornada, surgen inquietudes para seguir mejorando como objetivo sabiendo que la perfección, es demasiado difícil.

Siento la obligación de agradecer a tanta gente que acompaña en la organización y durante la Jornada, rescatando especialmente al auditorio que, en esta oportunidad fue manifiestamente muy destacado. Empresarios y profesionales especializados que se registraron por primera vez y la cantidad de docentes con lo que ellos representan, como responsables de la formación de técnicos y profesionales que se van a incorporar al mercado laboral tomando conocimiento acerca de temas con los que muy pronto van a estar enfrentados, colaborando con los tomadores de decisiones en granjas y empresas.

La Séptima Jornada Avícola ya tiene más de 2.500 vistas

Parece interesante el trabajo en la avicultura alternativa, si bien no es significativa por la cantidad de aves, lo es por la cantidad de gente. Al fenómeno social se suma el cuidado del medio ambiente, deuda de otros tiempos por no tenerlo en cuenta, anteponiendo objetivos comerciales. Afortunadamente la avicultura es de las actividades que tienen menor impacto, con su consecuencia que ya se está midiendo, en las alteraciones por el cambio climático. La capacidad adquisitiva de los consumidores le va a poner límite a la producción, si se descuidan los mercados locales, por otras exigencias.

Lamentablemente el virus responsable de la pandemia sigue estando presente con nuevas variantes y los que vimos el virus Corona en la Bronquitos Infecciosa, somos testigos de esto, a pesar de las vacunas. Hay muchos inconvenientes con el suministro de las vacunas en muchos países en el mundo y en varios en nuestra región, a los que se suman, todas aquellas personas que no quieren vacunarse.

Del agosto de los recuerdos, hace 50 años comenzaba a viajar por parte del mundo, viendo por ampliar mis conocimientos. Así fue que asistí al Congreso Mundial de Veterinaria en el DF – México (hoy ciudad de México).

También hace una cantidad muy importante de años, siendo Delegado por Capia y Secretario del entonces Directorio de la Asociación Latinoamericana de Avicultura, propuse la creación del Comité Técnico Científico (CTC). En poco más de tres años, en trabajo conjunto con la OIE (Organización Mundial de Sanidad Animal), dábamos origen al Comité Interamericano de Sanidad Avícola (CISA).

Veo nadie lo ha recordado y no me llama la atención, no recordaron la fecha del Aniversario de la fundación de la Asociación Latinoamericana de Avicultura y si no lo recordaba deliberadamente a última hora, nadie lo recordaba. No es censura, es relato de un hecho que no se hubiera dado si al despedirme también en mes de agosto, no se hubiera hecho de mala manera. Cualquiera puede darse cuenta como lo pudo hacer, quién pudo lograr lo que había manifestado, casi 13 años antes.    

La vida y la actividad continúan y ya está en el futuro cercano, la Octava Jornada Avícola “por una avicultura responsable y prudente” para el viernes 26 de noviembre siempre bajo el lema “por y para la avicultura”.

También he reservado alojamiento en Atlanta y estaré en IPPE 2022, si la situación sanitaria lo permite, en el Hall B – booth 7173 con la amiga Devora Dorensztein fundadora y Directora de Red Alimentaria.  

Fraternalmente

Isidro Molfese