Cómo aumentar la producción de huevos a través de la salud intestinal

14 noviembre, 2021

La buena salud intestinal en ponedoras puede ayudar a lograr los objetivos de producción de huevos. La industria del huevo está atravesando una gran cantidad de desafíos. Dado que la producción supera al consumo y los precios se reducen, los productores están buscando más formas de mejorar la eficiencia de sus negocios. Para lograr esto, […]

Cómo aumentar la producción de huevos a través de la salud intestinal

La buena salud intestinal en ponedoras puede ayudar a lograr los objetivos de producción de huevos.

La industria del huevo está atravesando una gran cantidad de desafíos. Dado que la producción supera al consumo y los precios se reducen, los productores están buscando más formas de mejorar la eficiencia de sus negocios.

Para lograr esto, muchos están investigando cómo:

  • Mejorar la calidad de la cáscara de huevo.
  • Aumentar la cantidad de huevos puestos, con discusiones regulares sobre un objetivo de 500 huevos por ave.
  • Alargar el ciclo de postura.

Con estos objetivos en mente, el papel de la salud intestinal de las ponedoras en la producción nunca ha sido más pertinente.

Para las gallinas ponedoras, la producción de huevos es un proceso agotador, considerando la energía que utilizan y el estrés que soportan. Es un procedimiento biológicamente complejo, ya que para lograr huevos de alta calidad, el rendimiento del ave debe ser óptimo. Al intentar ampliar los límites de la capacidad de puesta de un ave, se corre el riesgo de comprometer la calidad del resultado final.

Si la salud intestinal de las ponedoras no es la mejor, se verán los efectos en los huevos que producen. De hecho, los problemas gastrointestinales están relacionados con:

  • Cáscaras frágiles.
  • Huevos sucios.
  • Ciclos de puesta cortos y menos abundantes.

Estos son problemas que no solo dañan a las aves, sino que, a largo plazo, también afectan las ganancias.

Al hacer de la salud intestinal una prioridad, se puede asegurar que las ponedoras tengan los recursos que necesitan para producir con éxito. Por ello, si el objetivo es superar los límites en términos de lo que pueden hacer las aves, una salud intestinal óptima es la clave para lograrlos de manera segura.

Lo esencial de la cáscara de huevo

Cuando se busca “mejorar la calidad de la cáscara de huevo”, es esencial distinguir con precisión lo que eso significa. Generalmente, una cáscara de buena calidad es aquella que no se agrieta fácilmente, lo que reducirá el número de huevos de segunda. Sin embargo, aumentar el grosor de la cáscara no necesariamente mejora la calidad; es la estructura de la cáscara lo que resulta crucial.

Muchas enzimas y minerales están involucrados en la creación de la estructura de la cáscara. Las ponedoras reciben los minerales necesarios a través de su dieta, pero estos minerales deben estar fácilmente biodisponibles para que sean útiles en el proceso de creación de huevos. El intestino delgado no puede absorber minerales que no están biodisponibles.

También hay que tener cuidado con la cantidad de minerales que se incluyen en la formulación de la dieta, así como con las interacciones de estos una vez que se consumen. El carbonato de calcio, por ejemplo, es crucial para la formación de la cáscara del huevo, y a menudo se presume que aumentar la cantidad de calcio en la dieta conducirá automáticamente a cáscaras más duraderas. Sin embargo, hay un balance nutricional a considerar. El calcio, cuando se disuelve en el sistema gastrointestinal, puede interactuar con otros minerales, reduciendo su absorción. Esto, a su vez, puede tener un impacto directo en otros componentes estructurales del huevo, disminuyendo la calidad.

Teniendo en cuenta estos factores, el mejor método para garantizar una biodisponibilidad óptima es utilizar minerales quelatados en la dieta, ya que poseen menos reacciones con otros minerales, lo que permitirá que el ave absorba más mineral. Si las ponedoras aprovechan al máximo su alimento, tendrán una mejor oportunidad de mantener el intestino sano y, como resultado, producir huevos de alta calidad.

Puesta más sana y durante más tiempo

La gallina ponedora puede seguir produciendo huevos de forma natural durante muchos años, pero su producción máxima disminuirá naturalmente con la edad. Los avances genéticos de los últimos años han permitido que las aves produzcan casi un huevo por día, desde la semana 18 hasta la 75. En algunos casos, sin embargo, el impulso por obtener huevos grandes, que llegan al final del ciclo de postura, ha extendido este período a 80 semanas o más.

Alargar el período de puesta de huevos genera más estrés en el ave, ya que debe crear un huevo metabólicamente rico mientras mantiene su peso corporal y enfrenta cualquier desafío adicional del entorno que pueda afectar al sistema inmunológico. Vale la pena señalar que si el ave no obtiene la energía que necesita, en cierto punto su cuerpo apagará el sistema reproductivo que estaba produciendo los huevos para así poder soportar su peso corporal y proporcionar energía para los sistemas corporales vitales.

Intestino sano, postura sana

Entre el 50 y el 80% del sistema inmunológico funciona de alguna manera a través del intestino. Muchos factores pueden afectar el sistema inmunológico, como:

  • Micotoxinas.
  • Nuevas dietas.
  • Altos niveles de bacterias potencialmente patógenas, conocidas como “disbacteriosis”.

La respuesta inmune en el intestino generalmente toma la forma de inflamación, que produce capas mucosas adicionales. La mucosa agregada crea una barrera más para que los minerales pasen antes de ser absorbidos. Esto significa que si se está produciendo una respuesta inflamatoria, es poco probable que el ave reciba todo su requerimiento mineral, lo que afectará la estructura de la cáscara del huevo y, por lo tanto, la fuerza y ​​la calidad.

Mantener y promover la salud intestinal en parvadas:

  • Aumenta la altura de las vellosidades.
  • Reduce la proporción de vellosidades y criptas.
  • Mejora las uniones estrechas entre células.

Las vellosidades con altura mejorada tendrán una mayor área de superficie y, por lo tanto, podrán absorber más nutrientes para sostener a la gallina durante ciclos de puesta más largos. La mejora de las uniones estrechas evitará que las bacterias se trasladen al torrente sanguíneo, lo que puede provocar una multitud de problemas, que incluyen, en el peor de los casos, enfermedades como la colisepticemia.

La adición de Actigen® –un producto bioactivo único derivado de la cepa de levadura Saccharomyces cervisiae– en la alimentación de las ponedoras puede ayudar a optimizar la salud intestinal. Actigen® trabaja para normalizar y promover diversas bacterias intestinales. Esto ayuda al mantenimiento de la integridad y estabilidad gastrointestinal del ave, lo que, a su vez, respalda su defensa inmunológica y su salud intestinal.

Lograr el equilibrio adecuado

En un entorno natural, el microbioma –población microbiana en el intestino– se desarrolla a partir de la madre a medida que el polluelo se cría en el nido. Nuestros sistemas modernos indican que esto no sucede, por lo que se debe considerar la creación y el mantenimiento del microbioma al establecer los modelos de gestión. Mantener el microbioma equilibrado contribuirá en gran medida a mejorar la salud del intestino de las ponedoras y la producción de huevos.

Muchos productores han logrado mejorar la salud intestinal y el microbioma mediante la implementación del programa de Alltech Sembrar, Alimentar, Eliminar para controlar la composición de la comunidad microbiana intestinal. Esto implica acelerar la evolución de la comunidad microbiana a un estado estable y luego mantener las condiciones. El programa Sembrar, Alimentar, Eliminar logra:

  • Sembrar organismos benéficos en el intestino.
  • Alimentar a los organismos benéficos.
  • Eliminar a los organismos perjudiciales.

Con este programa que ayuda a mantener el equilibrio del microbioma puede mejorarse la calidad de la cáscara y permitir una postura más saludable y prolongada.

Los productores de la industria del huevo buscan cada vez más nuevas formas de ayudar a sus aves a incrementar la producción de la manera más segura posible. Los alimentos de calidad ayudarán a las ponedoras a producir huevos de calidad, pero esto solo es efectivo si son capaces de absorber los nutrientes beneficiosos que provienen de ellos. Mejorar la salud intestinal de las aves durante la postura les permitirá absorber una mayor cantidad de alimento. Esto no solo ayudará al bienestar general de las ponedoras, sino que también les dará las bases para producir mejores huevos de manera exitosa y segura durante un período de tiempo más largo.

Fuente: https://www.alltech.com/