Salud intestinal en las aves de corral: Un enfoque holístico

14 diciembre, 2021

Un enfoque holístico de la salud intestinal contempla el panorama completo, no sólo centrándose en las enfermedades intestinales, sino trabajando en todos los factores contribuyentes y considerando las complejas interacciones entre las diferentes partes: alimentación, microbiota e inmunidad del huésped. La impresionante mejora genética de las tasas de crecimiento de los pollos de engorde ha […]

Un enfoque holístico de la salud intestinal contempla el panorama completo, no sólo centrándose en las enfermedades intestinales, sino trabajando en todos los factores contribuyentes y considerando las complejas interacciones entre las diferentes partes: alimentación, microbiota e inmunidad del huésped.

La impresionante mejora genética de las tasas de crecimiento de los pollos de engorde ha permitido a la industria avícola satisfacer una mayor demanda mundial de carne de ave. En comparación con la producción de pollos de engorde de los años 1950-1960, las aves crecen hoy en día el doble de rápido. Esta mejora en el crecimiento y las correspondientes tasas de conversión de alimentos ha ejercido una enorme presión en el sistema digestivo de las aves. Por lo tanto, es esencial crear un intestino sano desde el principio y mantener las funciones intestinales óptimas a lo largo de todo el período de crecimiento para evitar enfermedades entéricas, como la enteritis necrótica (NE) y la enteritis bacteriana (BE) o la disbacteriosis. Cualquier factor que comprometa la integridad de la mucosa intestinal y su comunidad bacteriana llevará a una menor absorción de nutrientes. Además, la activación del sistema inmunológico y los procesos de reparación costarán valiosos nutrientes y energía. Teniendo en cuenta todo lo anterior, el éxito financiero del negocio avícola depende directamente de la salud intestinal.

Debido al riesgo de resistencia a los antimicrobianos relacionado con la preocupación de los consumidores por el bienestar de los animales y la seguridad de los alimentos, la reciente presión sobre el uso de antimicrobianos ha hecho que se realicen investigaciones intensivas para encontrar soluciones alternativas para desarrollar un sistema digestivo saludable en los animales sin el uso extensivo de antibióticos. Se han investigado cambios de gestión y diferentes alternativas para los antibióticos, como los probióticos, los prebióticos, los productos fitogénicos, los ácidos orgánicos y las enzimas, para mejorar la salud intestinal y el rendimiento general de los animales.

Interacción con la microbiota

En el pasado, la investigación de la población bacteriana intestinal se ha realizado con técnicas de cultivo in vitro. Estas técnicas son capaces de evaluar sólo aquellas especies bacterianas que pueden ser cultivadas en diferentes medios en condiciones de laboratorio. Recientemente, los enfoques modernos que utilizan técnicas moleculares han podido demostrar que una parte importante de la microbiota intestinal nunca ha sido cultivada. Así que en realidad sólo una pequeña fracción de la población bacteriana intestinal ha sido estudiada hasta ahora. Cualquier conclusión sobre la composición de la microbiota intestinal y sus funciones debe ser tomada con mucho cuidado. El uso de técnicas moleculares modernas ha permitido comprender mejor el papel de la microbiota en la tolerancia oral y las funciones fisiológicas de un intestino sano y ha ayudado mucho a descalificar opiniones simplistas como la existencia de bacterias «buenas» de Lactobacillus spp. y «malas» de Clostridium spp.

Hoy en día, la microbiota se considera como una caja de herramientas genéticas que complementa el acervo genético del huésped. La investigación se centra en desentrañar las complejas interacciones de qué tipo de acervo genético está vinculado con una buena salud intestinal y en comprender cómo los genes, tanto del intestino como de su microbiota, pueden activarse y desactivarse con diferentes tipos de dieta, a fin de lograr el mejor rendimiento, el menor nivel de inflamación y las mejores propiedades digestivas y de absorción. Lo que sabemos hasta ahora, es que la composición de la microbiota intestinal está cambiando a lo largo del ciclo de vida de un individuo, haciéndose cuantitativa y cualitativamente más compleja con la edad. También los factores ambientales, como la densidad de población, la composición de la dieta y la práctica de alimentación, el manejo, las condiciones de alojamiento, la carga de patógenos en el medio ambiente, el uso de antibióticos pueden modificar la microbiota intestinal. La retirada de los alimentos, especialmente durante un período más largo, provoca la reducción del número de especies bacterianas detectadas. También de un segmento del tracto gastrointestinal al otro, las poblaciones bacterianas del intestino varían significativamente. En el intestino delgado de un ave sana, dominan las Lactobacillaceae spp., donde, como en la ceca, predominan las Clostrideaceae spp., lo que está relacionado con el diferente pH y las funciones fisiológicas de estos segmentos intestinales.

Hay algunos miembros de la comunidad microbiana asociada a la mucosa que se consideran especialmente cruciales para un estado saludable del intestino. Se trata de bacterias que producen ácidos grasos de cadena corta, como el ácido acético, el propiónico y el butírico, durante el proceso de fermentación de los carbohidratos alimentarios. La producción de butirato cerca de las células epiteliales y en estrecha asociación con patógenos invasores e históxicos promueve el desarrollo y la recuperación de las vellosidades, estimula la expresión de las proteínas de unión estrecha, limita la invasión de patógenos como la E. coli y la Salmonella y promueve además un ecosistema microbiano beneficioso, lo que conduce a un aumento general de la salud de los tejidos. Por el contrario, las bacterias desulfuradoras de mucina y los reductores de sulfato crean sulfuro de hidrógeno, que potencia algunos patógenos y causa daños en los tejidos, véase la figura 1.

Figura 1 – Parámetros del sistema de puntuación de la disbacteriosis macroscópica.

  • A. El abombamiento general del intestino;
  • B. Contenido del tracto intestinal, 1. Mucoide, contenido intestinal de naranja, 2. Contenido intestinal espumoso;
  • C. Tono del tracto intestinal, 1. Buen tono, 2. Falta de tono;
  • D. Espesor macroscópico visible del tracto intestinal, 1. Tracto intestinal macroscópicamente delgado, 2. Tracto intestinal con normalidad
  • espesor;
  • E. Partículas no digeridas en el colon (flechas); F. Inflamación del intestino, 1. Inflamación, 2. No hay inflamación.

(Fuente: De Gussem, 2010).

Círculo vicioso de la enteritis bacteriana

Desde la prohibición de los promotores del crecimiento antimicrobianos en Europa en 2006, han aumentado los problemas digestivos como la EB o la disbacteriosis e incluso la enteritis necrótica. La etiología de la BE es multifactorial, en las modernas razas de pollos de engorde, seleccionadas por su máxima tasa de crecimiento y su elevada ingesta de alimentos, la abundancia de nutrientes no absorbidos en el lumen del intestino, en ausencia de promotores del crecimiento con propiedades antibacterianas, provoca una cadena de acontecimientos que exacerba la proliferación de algunos grupos de bacterias que da lugar a una reacción inflamatoria de la pared intestinal. Esta reacción de la pared intestinal a su vez instiga cambios microscópicos y macroscópicos que, como en un círculo vicioso, conducirán a un estado fisiológico más pobre del intestino y a funciones digestivas y absorbentes deficientes, lo que dará lugar a más nutrientes en el lumen intestinal y más sustrato para el crecimiento bacteriano.

Figura 2 – Círculo vicioso de la enteritis bacteriana (De Gussem, 2010).

La patogénesis de la EB puede ser descrita como un círculo vicioso en 4 pasos, ver Figura 2 .

  1. En el primer paso, el cambio del intestino sano hacia el BE comienza con el exceso de nutrientes en el lumen intestinal. En los pollos de engorde de hoy en día, la ingesta muy alta de alimentos ha acelerado la tasa de paso general del alimento en el intestino. Por lo tanto, incluso violaciones menores de la digestión y la absorción conducirán a un aumento en el número de nutrientes, especialmente de proteínas no digeridas y partículas de nutrientes de alta energía en el intestino posterior. Entre los factores dañinos para el intestino de origen infeccioso, la coccidiosis se considera el más importante, pero también las infecciones virales pueden destruir los epitelios intestinales, acortar las vellosidades intestinales y conducir a una mala absorción del intestino. Los factores estresantes de origen no infeccioso son los cambios en la dieta, el desequilibrio nutricional, los polisacáridos solubles sin almidón (NSP), las disfunciones enzimáticas, las micotoxinas y las cuestiones de gestión.
  2. Como consecuencia del exceso de suministro de nutrientes en el lumen intestinal, en el paso 2 del círculo vicioso se produce un cambio en la proliferación de algunos grupos de bacterias en el intestino delgado. La presencia de factores nutricionales excesivos favorece principalmente la proliferación de Clostridium perfringens y Lactobacilli y desfavorece a ciertas Clostridiaceae.
  3. En el paso 3, esta interrupción de un equilibrio muy fino en la constelación microbiana intestinal puede desplazar la tolerancia inmunológica intestinal hacia reacciones de inflamación patológica y estrés oxidativo en la pared intestinal, por lo que se producen alteraciones morfológicas y funcionales en el intestino. En caso de crecimiento excesivo de Clostridium perfringens spp. que produce la toxina Netβ, estas alteraciones incluso provocan enteritis necrótica, ya que la toxina Netβ destruye directamente el revestimiento intestinal.
  4. El paso 4 del círculo vicioso de BE se caracteriza por la mala digestión de los alimentos y la mala absorción de los nutrientes, ya que el intestino dañado no es capaz de cumplir sus funciones. Los cuatro pasos del círculo vicioso descritos anteriormente dan como resultado un intestino que funciona menos, lo que a su vez conduce a un mayor exceso de suministro de nutrientes en el lumen intestinal, lo que refuerza aún más el círculo vicioso de la EB.

El uso estratégico de aditivos y medicamentos

La elección de las mejores soluciones (llamadas tradicionales y alternativas) debe hacerse a la medida de cada operación, teniendo en cuenta los cuatro pasos del círculo vicioso y los factores que contribuyen a causar daños a la salud intestinal. Las soluciones funcionan en diferentes partes del ciclo. Algunos productos son antagónicos, otros aditivos y otros tienen un efecto sinérgico. Algunos productos pasarán por el agua potable, otros por el alimento o pueden ser rociados en los polluelos o incluso en el medio ambiente. Ejemplos de aditivos tradicionales son los promotores de crecimiento antimicrobianos, los anticoccidiales, las enzimas para piensos, los antibióticos, las vacunas contra la coccidiosis, los ácidos utilizados como conservantes de piensos, los aglutinantes de micotoxinas. Ejemplos de alternativas son los ácidos utilizados para dirigir la microbiota intestinal, los probióticos, los aceites etéricos, los bacteriófagos, los betaglucanos. De hecho, la diferenciación es muy artificial, ya que algunos productos pueden formar parte de cualquiera de las dos categorías, y los que son alternativos ahora serán estándar dentro de unos años. Por lo tanto, opto por no discriminar y sólo categorizar todos ellos como herramientas de apoyo a la salud intestinal.

Todo comienza con la comprensión

El objetivo es definir qué herramientas son relevantes en términos de eficacia y costo para su operación. Todo comienza con la comprensión de dónde se alimenta su ciclo BE. Normalmente será una combinación compleja de desafíos, pero con un buen diagnóstico inicial de tus rebaños entenderás dónde está el fruto que cuelga bajo. La coccidiosis, por ejemplo, es muy a menudo el principal instigador del ciclo BE. Los niveles en su granja pueden ser muy diferentes a los de las granjas vecinas y comprender esto puede ayudarle a definir si necesita invertir más en el control de la coccidiosis o tal vez si puede ahorrar algo de dinero que puede ser utilizado para luchar contra otros desafíos como las micotoxinas, los cambios de microbiota, la inflamación a nivel de intestino o tratar los problemas de calidad de la camada. Por otra parte, si sus niveles de coccidiosis son más altos que la media, es muy poco probable que el mejor retorno de la inversión se produzca por la adición de un probiótico en el agua potable. Cambiar el programa anticoccidiales le dará con seguridad los mejores resultados ya que la coccidiosis tendrá un impacto directo en el rendimiento, pero también reducir los niveles de coccidiosis le dará menos combustible a su ciclo BE.

Impacto de las herramientas de salud intestinal en el rendimiento

Así que todo comienza con hacer un buen diagnóstico de lo que está sucediendo utilizando métodos de puntuación para definir los niveles de desafío de la salud intestinal. A continuación, se enumera todo lo que ya se está haciendo para apoyar la salud intestinal y estimar un costo por kg de ave producida. Estos datos pueden ser analizados para comprender dónde puede tener más éxito la ruptura del ciclo BE y dónde es poco probable que se rompa, y lo que es más importante, a qué costo. La elección de herramientas de apoyo a la salud intestinal se convierte entonces en una tarea más fácil, con un impacto generalmente enorme en el rendimiento y la facilidad de crecimiento de las aves y, muy importante, con un menor coste de las herramientas de apoyo a la salud intestinal, pero también un menor FCR y un mayor ADG.

En la producción avícola, la salud intestinal es un capital para el rendimiento. Desde la prohibición de los promotores del crecimiento antimicrobiano hace más de 10 años en la UE, las investigaciones han demostrado la importancia de la salud general en la comunidad microbiana intestinal y la compleja interacción con el huésped. La salud intestinal puede mejorarse mediante la composición de los piensos, la medicación y los aditivos para mantener una comunidad microbiana rica y diversa, y para controlar la reacción del huésped mediante la inmunomodulación de la dieta.

Fuente: es.allaboutfeed.net