Control del estrés calórico en pollo de engorde

7 marzo, 2022

La producción avícola es una de las actividades pecuarias que de mayor avance en las últimas décadas, con ello, se han venido presentando algunos desafíos sanitarios, metabólicos y de manejo que generan pérdidas económicas en esta industria. El estrés calórico es uno de los principales factores que afectan el rendimiento del pollo de engorde (Laganá […]

La producción avícola es una de las actividades pecuarias que de mayor avance en las últimas décadas, con ello, se han venido presentando algunos desafíos sanitarios, metabólicos y de manejo que generan pérdidas económicas en esta industria. El estrés calórico es uno de los principales factores que afectan el rendimiento del pollo de engorde (Laganá 2008).

El aumento de la temperatura y de la humedad relativa en el ambiente generan la predisposición del pollo al estrés por calor ya que cuando superan la zona de confort térmico se hace más difícil la disipación de calor aumentado de manera violenta temperatura del cuerpo del ave.

A continuación se relacionan algunas medidas de control para disipar el efecto que produce el estrés por calor en el pollo de engorde.

Infraestructura:

  • Galpones con sistema Dark House y de ambiente controlado:
    En condiciones de trópico es recomendable la crianza de aves en ambientes oscurecidos y/o controlados, si bien esto incrementa costos de producción este valor se recupera ya que este sistema asegura la crianza de las aves en la zona de termoneutralidad. (Furlan 2008)
  • Galpones tradicionales:
    Lo primero que hay que tener en cuenta es la orientación deben estar direccionados sus culatas de oriente a occidente, evitando que entren rayos solares a su interior. Los techos deben ser altos en estos ambientes extremos, alerones laterales y en culatas de los galpones que disminuyan el impacto de la radiación solar al interior del galpón.
Fuente: Juan Pablo Vélez, Construcción de Galpones.

También se pueden emplear materiales para realizar aislamiento de los techos mediante el uso de cielo raso, o recubrir los techos con materiales aislantes o pinturas especiales que ayuden a mitigar el calor.

Otro sistema para mitigar el calor es la implementación de sistemas de riego sobre los techos para ello se requiere del uso de mecanismos automáticos que activen el riego del techo en las horas donde hay aumento de temperatura, lo que se busca es refrescar el techo sin que el agua quede goteando por los laterales del galpón.

  • Nebulización interna de los galpones: consiste en instalar boquillas que generen una nube de finas gotas de agua que refresquen el ambiente interno del galpón sin que se llegue a humedecer la cama, este sistema es recomendable en ambientes secos.
  • Ventilación: el uso de ventiladores aumenta la velocidad del aire permitiendo remover el aire caliente de los galpones refrescando a las aves; el sistema de paneles evaporativos además de aumentar la velocidad del aire lo enfría generando aún mayores beneficios para el confort de las aves, la limitante en estos sistemas es que son más costosos y que en el momento que el sistema falle como por ejemplo en cortes de energía pueden generar una mortalidad elevada.
  • Arborización y prados: se debe sacar provecho de las bondades que ofrece la naturaleza, para ello se recomienda plantar árboles alrededor de los galpones de manera tal que sus ramas brinden sombra y acompañado a esto, empradizar las zonas aledañas a los galpones brindan beneficio contra el calor ya que mitigan el efecto de la radiación solar.

Manejo Nutricional:

  • Balance de energía y proteína.
    Una estrategia para el manejo del estrés por calor es ajustar los niveles de nutrientes como energía, proteína y aminoácidos, para compensar la disminución de consumo, facilitando la termorregulación y la ganancia en peso de las aves. Aumentando la concentración de aquellos nutrientes que favorecen la termorregulación y la ganancia de peso (energía y grasas) y disminuyendo los que incrementan el calor metabólico del ave (proteína).
  • En las dietas de aves que se encuentran en temperaturas extremas se prefiere el aumento en el contenido de grasas, ya que al parecer las grasas disminuyen el tiempo de tránsito intestinal, lo cual mejora la retención del alimento en el intestino, mejorando su digestibilidad, esta reacción es favorable si se considera que la tasa de paso del alimento aumenta considerablemente cuando se incrementa el consumo de agua.
  • Durante el estrés por calor las aves disminuyen la eficiencia alimenticia ya que no tienen la misma tasa de crecimiento que aves que son mantenidas en ambientes termoneutros, el jadeo y la apertura de las alas en el intento de disipar el calor requieren de gasto extra de energía, aumentando la tasa de conversión alimenticia.

  • El suministro de Electrolitos en el agua de bebida como: el Bicarbonato de Sodio (NaHCO3), el Cloruro de Sodio (NaCl), el Cloruro Potasio (KCl) y el Cloruro de Amonio (NH4Cl). Estos electrolitos son beneficiosos ya que inducen un aumento en el consumo de agua, reducen la alcalosis respiratoria producto del intenso jadeo, al igual estabilizan la acidosis metabólica por la perdida constante de bicarbonato y por ultimo restituyen la perdida a nivel renal de (na, k, ca). pero también dan lugar a la presencia de camas húmedas, lo que puede llegar a ser perjudicial.

Manejo de la alimentación:

  • Técnicas de manejo y restricción alimenticia: En este punto se aprovecha las horas más frescas del día para el suministro de alimento a las aves, con esto se contrarresta el efecto del metabolismo de los nutrientes durante la alimentación y digestión de los alimentos. Para ello se requiere que se cuente con un histórico de registro de temperatura ambiental y con ello se toma la decisión del horario de alimentación. También se debe tener encuentra la presentación y el tamaño de partícula del alimento en esta zonas es mejor el alimento peletizado que los en harina.
  • Manejo del Agua: Las altas temperaturas duplican el consumo de agua en las aves, es por ello que durante el estrés calórico aumentan su supervivencia cuando el agua que se les suministra sea suficiente y con temperaturas inferiores a 23°C (Cassuce, D. C., 2011). Para mantener el agua a temperatura adecuada se sugiere mantener las tuberías alejadas de los rayos solares bien sea enterradas, en casos donde las tuberías son externas se recomienda cubrirlas con materiales aislantes, los tanques de almacenamiento deben estar cubiertos bajo techo y cuando esto no es suficientes se recomienda adicionar bloques de hielo con el fin de mantener el agua fresca.

Con estas sencillas prácticas se puede lograr mejoras en el ambiente que se van a ver reflejadas en la productividad de las aves, siempre debemos tener en cuenta que los sistemas que ofrecen ambientes controlados son la mejor alternativa para el control de los factores ambientales extremos que pueden alterar la productividad de las aves. Otro aspecto a tener en cuenta es que el empleo de una sola medida de control de ambiente no puede llegar a ser la solución para la crianza de aves, la recomendación es la de combinar las medidas que más se ajusten a las necesidades, recursos y características ambientales de la explotación avícola.

Bibliografía • LAGANÁ, C. Influência de altas temperaturas na alimentação de frangos de corte. PESQUISA E TECNOLOGIA, Vol. 5, n.2 jul-dez 2008. • CASSUCE, D. C., Determinação das faixas de conforto térmico para frangos de corte de diferentes idades criados no Brasil. Tese apresentada a Universidade Federal de Viçosa, 2011. • FURLAN, R.L.; MACARI, M. Termorregulação. In: MACARI, M.; FURLAN R.L.; GONZALES, E. Fisiologia aviária aplicada a frangos de corte. 2ed. Jaboticabal: Funesp, 2002. p.209-230. • VELEZ Ruiz J. P., Medicina Veterinaria y Zootecnia, Universidad de Caldas. Construcción de Galpones, 18 feb. 2013.

Fuente: pronavicola.com
Autor y fotos: Jhon Kennedy Reyes
Representante técnico y de ventas zona Tolima – Huila.