FAO alerta a los países de las AMERICAS Y EL CARIBE: INFLUENZA AVIAR DE ALTA PATOGENICIDAD H5 – RIESGO DE INTRODUCCIÓN Y DE DISEMINACIÓN

8 marzo, 2022

LA FAO ACONSEJA A LOS PAÍSES Y TERRITORIOS DE RIESGO QUE: • Aumenten los esfuerzos de vigilancia en las zonas identificadas como de mayor riesgo de introducción de la IAAP a través de las aves silvestres, analizando inmediatamente las aves de corral enfermas o muertas, así como las aves silvestres muertas o que hayan sido […]

LA FAO ACONSEJA A LOS PAÍSES Y TERRITORIOS DE RIESGO QUE:
• Aumenten los esfuerzos de vigilancia en las zonas identificadas como de mayor riesgo de introducción de la IAAP a través de las aves silvestres, analizando inmediatamente las aves de corral enfermas o muertas, así como las aves silvestres muertas o que hayan sido cazadas, para detectar la presencia de los virus de la IAAP.
• Limiten el contacto, tanto directo e indirecto, entre las aves domésticas de corral, incluidos los patos, y las aves silvestres (por ejemplo, mantener las aves de corral cubiertas o encerradas, utilizar vallas, rejas o redes para reducir el contacto entre las aves de corral y las silvestres); prestar especial atención a las fuentes de agua potable de las aves de corral para asegurarse de que no esté contaminada o bien, que sea tratada adecuadamente antes de su uso;
• Sensibilizar a los criadores y productores de aves de corral, a la población en general, a los comerciantes, vendedores, cazadores y a otros actores involucrados sobre la IAAP, sus medidas de prevención y las de protección personal, así como los mecanismos de notificación y de recolección de aves enfermas o muertas;
• Garantizar que los laboratorios cuenten con capacidades para el diagnóstico de los virus IAAP H5 HPAI circulantes;
• Proporcionar mecanismos para notificar a las aves enfermas o muertas (líneas telefónicas directas, puntos de recogida de aves) y concientizar sobre la importancia de la notificación;
• Garantizar la aplicación de medidas de bioseguridad a lo largo de la cadena de valor de las aves de corral, incluidas las granjas, especialmente las que están cerca de los hábitats de las aves silvestres, para limitar la propagación de la enfermedad.
• En las explotaciones infectadas, tomar acciones sobre las carcasas, realizar una limpieza y desinfección adecuada, así como respecto al guano, pollinaza y otros residuos para garantizar que no sean un riesgo de transmisión y propagación del virus;
• Cuando se detecten brotes, alertar oportunamente a los países vecinos, así como a las organizaciones internacionales, incluida la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE);
• Compartir las secuencias completas del genoma, estudios sobre la caracterización antigénica y los aislamientos del virus con la comunidad científica para su posterior análisis e investigación; o enviar especímenes para la secuenciación completa del genoma a un Laboratorio de Referencia internacional, en beneficio de todos los países en riesgo;
• Iniciar/reactivar una política de compensación y asignar los recursos financieros; asegurar que la compensación para las aves de corral sacrificadas como parte de las medidas de control durante un brote de IAAP sea proporcionada de manera oportuna, ver Manual de Buenas Prácticas de Gestión de Emergencias pp. 21-22: https://www.fao.org/3/cb3833es/cb3833es.pdf;
• Si se están utilizando vacunas para prevenir la IA, evaluar las características antigénicas de cualquier nuevo virus detectado utilizando antisueros de aves vacunadas; asegurar que se realicen evaluaciones antigénicas de cualquier virus IA H5 detectado en aves sanas vacunadas, en parvadas clínicamente afectadas y, cuando sea necesario, actualizar el virus de la vacuna. Es importante reconocer que existe la posibilidad de que se produzcan infecciones por estas cepas en las parvadas vacunadas, especialmente en aquellas en las que la inmunidad no es uniforme o los niveles de anticuerpos son bajos;
• No deben emprenderse acciones contra las aves silvestres, especialmente la caza indiscriminada o la destrucción del hábitat.

QUÉ ESTA HACIENDO FAO:
• Seguimiento y análisis continúo de la situación y evolución de la enfermedad. Para compartir información actualizada sobre la situación de su país, no dude en ponerse en contacto con la FAO en FAOGLEWS@fao.org
• Colaborar con los laboratorios de referencia de la FAO y la OIE y las organizaciones y organismos asociados para evaluar las características de los virus y proporcionar protocolos de laboratorio para su detección
• Crear conciencia y sensibilizar sobre hallazgos epidemiológicos y virológicos importantes y sus implicaciones
• Proporcionar recomendaciones a los países/territorios afectados y a los que están en riesgo sobre la preparación, prevención y el control de la enfermedad
• Apoyar la realización de evaluaciones de riesgo y realizar mapas para identificar las zonas o puntos calientes para mitigar los riesgos e implementar actividades de vigilancia basadas en riesgo
• Ofrecer apoyo en el suministro de reactivos de diagnóstico y equipos de protección personal, siempre que se cumplan ciertas condiciones (contacto: EMPRES-Lab-Unit@fao.org)
• Ofrecer asistencia a las autoridades nacionales para el envío de muestras, así como para la subtipificación y secuenciación del virus, siempre que se cumplan determinadas condiciones (contacto: EMPRESLab-Unit@fao.org)

Para obtener mayor información o apoyo, póngase en contacto con la FAO, escriba a Keith Sumption, Jefe de los Servicios Veterinarios de la FAO, a CVO@FAO.ORG.