Programa de limpieza y desinfección en Planta de Incubación y Granjas de Reproductoras

11 diciembre, 2022

Los procesos de limpieza y desinfección se complementan para minimizar el movimiento de patógenos de áreas sucias a áreas limpias, favoreciendo el control de enfermedades. Por: Paola Papaleo, Editora General Revista Solo Aves y Porcinos Digital. Con información extraída de la disertación brindada por Dra. Gisele Mouro Ravagnani -Analista Senior de Aplicaciones Técnicas para Centro […]

Los procesos de limpieza y desinfección se complementan para minimizar el movimiento de patógenos de áreas sucias a áreas limpias, favoreciendo el control de enfermedades.

Por: Paola Papaleo, Editora General Revista Solo Aves y Porcinos Digital. Con información extraída de la disertación brindada por Dra. Gisele Mouro Ravagnani -Analista Senior de Aplicaciones Técnicas para Centro y Sur de Latam en Lanxess (Patrocinada por Phibro- en la Décima Jornada Avícola Por y Para la Avicultura organizada por Red Alimentaria y el Dr. Isidro Molfese.

Fotos: Banco de imágenes

Sin los procesos de incubación que se realizan hoy en día, sería imposible producir pollo y huevos en las proporciones que exige la demanda actual. El abastecimiento de pollitos de un día es un paso fundamental para el éxito de la cadena productiva avícola, deben ser producidos e incubados en un ambiente sano para que puedan expresar toda su potencia genética. En este sentido, el objetivo de la planta de incubación no es solo obtener mayores índices de incubabilidad, sino producir pollitos de calidad que puedan presentar una alta viabilidad y rendimiento en el campo.

La bioseguridad es el conjunto de procedimientos que tienen por objeto prevenir o controlar la contaminación de los rebaños por agentes o enfermedades infecciosas que afecten su productividad o la salud de los consumidores de productos de origen animal. Debemos asegurar producciones saludables, con prácticas más económicas y eficaces para el control de enfermedades. Es necesario entender la bioseguridad y su importancia en el proceso productivo para mantener la actividad de manera sustentable y rentable, fundamental para la supervivencia de las fincas tecnificadas. Es un error muy común preocuparse por la bioseguridad en respuesta a brotes de enfermedad y no como medida preventiva.

Limpieza y desinfección 

Dentro de las prácticas de bioseguridad se encuentran la limpieza y desinfección. En los sitios productivos de una granja hay un área de bioseguridad externa y otra interna. Por lo que, por ejemplo, al entrar a un sitio de producción debemos ducharnos, cambiar la ropa, desinfectar el calzado, contar con arcos de desinfección o rodaluvios para desinfección de los vehículos tanto de los trabajadores, visitantes como de los que transportan animales.

Bioseguridad continua: es un control que se realiza durante todo el tiempo. Se utilizan cercas o mallas de alambre alrededor de la granja para evitar el ingreso de animales salvajes, se debe realizar higiene de manos, limpieza y desinfección diaria de vehículos así como de todos los equipos móviles, control de entrada de personas, control de roedores. 

Bioseguridad Terminal: es al final del ciclo de producción. Se comienza con una desinfección en seco, también limpieza y desinfección del sistema de agua de bebida. Luego se realiza un prelavado, una limpieza en húmedo con un detergente, un enjuague con agua limpia y por último una desinfección con un desinfectante o termonebuliazación. Se debe realizar una desinfección al interior del galpón y a su alrededor. Es importante mantener acceso a estos sitios solo a personas autorizadas.

Cuando pensamos en incubatorios hay un área sucia que comprende la región exterior de la planta de incubación, nacedoras, sala de procesamiento de pollitos, entre otros. Implica un mayor riesgo de contaminación. A su vez, se encuentra un área limpia, como por ejemplo la sala de incubación, que debería tener bajo riesgo de contaminación; se debe mantener limpia y desinfectada.

Por lo tanto a través de la bioseguridad se busca minimizar el movimiento de patógenos de áreas sucias a áreas limpias, para lo cual se deben crear zonas de higiene (pediluvios, lavabos, etc.) y mantener un flujo unidireccional de equipos y productos.

En cuanto a los equipos: todos los materiales que se introduzcan en el área de incubación limpia, deben ser fumigados. Todos los objetos que no caben en la fumigadora deberán ser lavados y posteriormente desinfectados con un producto a determinar por el veterinario o responsable. El tiempo mínimo de fumigación es de 20 minutos.

Procesos de limpieza y desinfección

La limpieza y desinfección son procesos que se complementan.

  • Limpieza

Es un procedimiento físico-químico capaz de eliminar cualquier material que no pertenezca al lugar a limpiar. Es un proceso que combina el uso de energía mecánica, agua y un surfactante (detergente) para eliminar materia orgánica y patógenos. 

El objetivo principal de la limpieza es disminuir los niveles de contaminación a niveles aceptables para recibir nuevos animales. 

La limpieza tiene dos etapas:

  1. En seco: combatir los insectos y comenzar la limpieza poco después de la remoción de los animales; remover todo el equipo; retirar todo el alimento de los silos y comederos; los restos de pienso deben embolsarse; utilizar escobas para limpiar cortinas, paredes y pasillos.
  2. En húmedo: es la parte más importante del proceso. Su objetivo es eliminar toda la materia orgánica. La acción de los desinfectantes se reduce hasta en un 50% frente a la materia orgánica; se pueden aplicar con hidrolavadora de alta o baja presión, lanzas de espuma, generadores de espumas, atomizadores, etc.  

En definitiva los pasos son los siguientes:

  • Limpieza en seco: remover toda la materia orgánica
  • Mojar la superficie con agua (pre lavado)
  • Aplicar el limpiador (de preferencia con formación de espuma) y enjuagar
  • Cuando la superficie esté seca se pasa a la etapa de desinfección 

• Desinfección

Proceso físico-químico que logra una reducción en el número de microorganismos, consiste en la aplicación de agentes químicos que destruyen o inhiben su crecimiento en objetos inanimados o superficies. No necesariamente deben tener actividades contra esporas bacterianas. 

Para elegir un desinfectante debemos:

  • Conocer los patógenos que tenemos en la granja
  • Conocer las condiciones de desinfección: temperatura, pH, dureza del agua, desafíos de materia orgánica, seguridad para el uso tanto para el humano como para los animales y el ambiente, tiempo de contacto.

La desinfección debe realizarse después del paso de enjuague, con la superficie aún húmeda. Las características deseables de un desinfectante son: amplio espectro de acción (bactericida, viricida, fungicida, esporicida); índice de alta eficiencia; pruebas de eficiencia; mínimo riesgo para el usuario; químicamente estable y no corrosivo; eficaz incluso en presencia de materia orgánica y agua dura; permitir múltiples rutas de aplicación; biodegradabilidad.

Recomendaciones generales

  • Especificar un programa obligatorio de limpieza y desinfección para todas las salas, incubadoras y nacedoras, equipos, bandejas, cestas y carros. 
  • Preparar POE para cada sala y equipo, incluidos los productos que se utilizaran y las diluciones.
  • Capacitar integralmente al personal, haciéndoles conocer la importancia de limpiar y desinfectar todas las áreas correctamente.
  • Trabajar con una bioseguridad terminal y continua.