Proteasas y picolinato de cromo como aditivos nutricionales

19 agosto, 2023

Proteasas y picolinato de cromo: Aditivos imprescindibles para mejorar la digestibilidad, el metabolismo y la rentabilidad de la producción avícola. Cuando hablamos de nutrición animal, es imprescindible recalcar la importancia que tiene el rubro ALIMENTACION en el proceso de producción de proteína animal a gran escala. Hoy en día, los costos de alimentación ocupan aproximadamente […]

Proteasas y picolinato de cromo: Aditivos imprescindibles para mejorar la digestibilidad, el metabolismo y la rentabilidad de la producción avícola.

Cuando hablamos de nutrición animal, es imprescindible recalcar la importancia que tiene el rubro ALIMENTACION en el proceso de producción de proteína animal a gran escala. Hoy en día, los costos de alimentación ocupan aproximadamente el 70 y 80% de los costos de producción en la crianza de aves. Actualmente, estamos presenciando un alza de precios sin precedentes de la torta de soya y el maíz amarillo (ingredientes principales de la dieta de aves), primero por la pandemia, ahora por la guerra desatada entre Rusia y Ucrania. Esto último es relevante ya que Ucrania es el quinto productor de maiz amarillo a nivel mundial. Y si a esto le sumamos la situación política que vive nuestro país (Perú) que está provocando el cierre de carreteras, cese de actividades laborales, saqueos de mercados y a una nueva incertidumbre económica y social, se estima que los precios de estos insumos y de muchos otros tenderán al alza en los próximos meses.

El aumento de los insumos, la crisis económica de la población por problemas sociales y políticos y el cierre de mercados, hace que sea necesario un replanteo de los procesos productivos en cuanto al uso de las materias primas y aditivos por un lado y por otro lado, la cantidad de aves que entran por lote para igualar la oferta a la demanda y evitar pérdidas por exceso de oferta. Todo lo anteriormente expuesto afecta, sin duda alguna, la retribución económica para el productor, lo cual afecta el futuro de la industria pecuaria, no solo a nivel nacional, sino a nivel mundial.

Como mencionaba anteriormente, una de las estrategias ante una crisis económica y política es el replanteo en el uso de las materias primas y aditivos, y es la que más se ha llevado a cabo en el transcurso del tiempo, no siempre de la manera más eficiente, pues en una gran mayoría de casos, se ha optado por bajar la calidad de las materias primas y aditivos o por reducir las dosis óptimas de uso, estrategia que no es la más recomendada.

Una mejor estrategia, es optar por aditivos que mejoren la digestibilidad de los principales ingredientes (maíz, soya, fósforo) o que establezcan una sinergia entre ellos, como es el caso de las enzimas exógenas (capaces de mejorar la digestibilidad hasta en un 35%) y algunos micronutrientes esenciales como el cromo, en su forma más absorbible, el cromo picolinato o picolinato de cromo. Existen innumerables sinergias entre macro y micro nutrientes, unas ayudan en el metabolismo de los azúcares de la dieta, otros en el metabolismo de las proteínas y otros en el metabolismo de lípidos. La adición de enzimas como las proteasas, en combinación con el picolinato de cromo, mejoran el metabolismo de los trés (azúcares, proteínas y lípidos), aprovechando con mayor eficacia los ingredientes de la dieta, permitiendo disminuir costos en alimentación y sanidad por una mejora notable en el metabolismo, la salud digestiva y por ende, una mejora notable en la salud general.

Principales funciones y beneficios de las proteasas

Las proteasas son enzimas que mejoran la digestibilidad de las proteinas y aminoácidos de la dieta, lo cual le permite al productor obtener los mismos resultados productivos disminuyendo el porcentaje de inclusión de la fuente proteica de la ración (soya o torta de soya) lo cual es muy atractivo en términos de rentabilidad. Estas proteasas son de origen endógeno (producidas por la misma ave) y exógeno (agregadas en la dieta, específicamente en las pre mezclas), que al juntarse en el organismo animal, establecen una sinergia que aumenta significativamente la digestibilidad de las proteínas de la dieta, encomparación a una dieta sin la adición de estas enzimas. Este efecto es de mayor importancia en aves jóvenes, cuyo sistema digestivo es aún inmaduro para las dietas altas en proteínas, propias de esta etapa.

La función de reducción de proteína cruda y aminoácidos de la dieta es la más resaltante de estas enzimas, pero existen otras funciones de vital importancia para la producción avícola y porcina. Dentro de estas funciones, destacan las siguientes:

  • Minimizar el impacto de los factores anti nutricionales y las proteínas alergénicas de las dietas a base de maíz-soya.
  • Mejorar la salud intestinal al disminuir la cantidad de proteína no digerida y fermentada en el intestino, la cual se ha asociado al sobrecrecimiento de E.coli y Clostridium perfringens.
  • Incrementar los valores de Energía de la dieta.
  • Ampliar el espectro de posibilidades en lo que se refiere a fuentes proteicas permitiendo el uso de fuentes locales para reducir costos.
  • Efecto sinérgico comprobado con otras enzimas digestivas, especialmente fitasas y carbohidrasas (amilasas y xilanasas) que aumentan la digestibilidad de las proteínas y aminoácidos en relación a una dieta sólo con proteasas añadidas.

Principales funciones y beneficios del picolinato de cromo

Y es en el cromo en donde me voy a extender un poco más, puesto que es un micro nutriente del que muy poco se habla pero que es vital para los procesos metabólicos más importantes relacionados a los macro nutrientes de la dieta (carbohidratos, proteínas y lípidos), y por ende, para la rentabilidad que se obtenga por el metabolismo adecuado de los mismos por parte del animal.

El cromo es conocido por ser un mineral traza esencial en la dieta de animales , y más adelante vamos a describir por qué es aún más importante en aves. En la práctica, este mineral es suministrado de fuentes inorgánicas como el cloruro de cromo (III) o el óxido de cromo (III), que además de originar diversos problemas digestivos y alteraciones metabólicas, poseen una baja capacidad de absorción (0.4 – 2%).

Las formas orgánicas de cromo (picolinato de cromo, nicotinato de cromo, tripicolinato de cromo, cromo levadura, etc.) poseen una absorción de hasta 10 veces mayor que las formas inorgánicas, y no posee los efectos metabólicos adversos de la administración de fuentes inorgánicas, como por ejemplo, interferencia en la absorción del hierro, zinc, entre otros. Por estos principales motivos, el uso de formas orgánicas de cromo se ha incrementado de manera acelerada en estos últimos años, en especial la forma de cromo picolinato y cromo levadura, por la baja toxicidad asociada a estas formas.

El cromo en forma de picolinato es utilizado ampliamente en nutrición humana y animal por su papel vital en el metabolismo de carbohidratos, proteínas, grasas y ácidos nucleicos. Existen innumerables estudios que demuestran esta influencia y los problemas metabólicos resultantes de su carencia en las dietas tanto de seres humanos como de animales.

Dentro de las principales FUNCIONES y BENEFICIOS del picolinato de cromo, en su estado más estable (Cr+3), tenemos las siguientes:

  • Actúa como componente activo del Factor de Tolerancia a la Glucosa (FTG) potenciando la acción de la insulina
  • Reduce las consecuencias del estrés al bajar los niveles de cortisol en sangre
  • Desempeña un papel fundamental en la formación y expresión genética
  • Inhibe la formación de grasas (lipogénesis), especialmente en el hígado y aumenta la absorción de aminoácidos en las células musculares para la síntesis de proteínas
  • Efecto antiinflamatorio y antioxidante al prevenir la peroxidación de lípidos causada por el estrés calórico
  • Aumenta el consumo de alimento y el peso final en animales de engorde
  • Mejora en la calidad de la canal (disminución comprobable de la grasa visceral)
  • Mejora la conversión alimenticia, los valores en sangre y la respuesta inmune
  • Aumenta la producción de huevos y el peso de huevos en gallinas ponedoras

El metabolismo de la glucosa de las aves difiere de la de los otros mamíferos ya que en aves la concentración de glucosa es mayor y la de insulina es menor (Brooks et. al 2016). Las aves son menos sensibles a la insulina (Rama Rao et. al 2016) ya que situaciones de estrés, como en el estrés calórico, aumentan la producción endógena de corticosterona, lo cual se sabe, disminuye la sensibilidad a la insulina (Haq et. al 2018).

Como ya se sabe, las pérdidas económicas por estrés calórico son elevadas, esto debido a la alteración metabólica que se genera en el animal, sobre todo en el ave por su gran esfuerzo en lograr la homeostasis. Investigaciones varias han demostrado que suplementar con cromo es una alternativa conveniente y acertada para combatir el estrés por calor (Jahanian y Rasouli 2015).

Suplementar con cromo mejora la tasa de crecimiento y capacidad antioxidante, mientras disminuye la peroxidación lipídica, el colesterol y la grasa visceral (Dalólio et al. 2018). En la imagen presentada a continuación, se puede observar un resumen de los principales beneficios del cromo para la salud y productividad de las aves comerciales (Farag et.al 2017).

Deficiencia de cromo y su gran impacto en la producción animal

Además de prescindir de los anteriores beneficios mencionados de una dieta con niveles adecuados de cromo orgánico, la carencia de cromo en la dieta conlleva a desórdenes metabólicos y con ellos, a una baja en la productividad. Entre las principales consecuencias generales de una carencia de cromo, se encuentran (Kani, 2015):

  • Hiperglucemia (cuadro metabólico similar a la diabetes tipo I de los humanos)
  • Aumento de la insulina, colesterol y triglicéridos en sangre
  • Disminución de la velocidad de crecimiento
  • Reducción de la fertilidad y la vida productiva
  • Trastornos neurológicos locales

Beneficios de la sinergia proteasa – cromo en avicultura y porcicultura

Ya conocidas las bondades de las proteasas y del cromo en sus formas orgánicas de manera individual, vamos a mencionar de manera muy resumida, pero objetiva, los beneficios que ofrece, para la industria avícola y porcina, la sinergia de estos.

  • Reducen considerablemente el estrés crónico y sus consecuencias metabólicas: mejorando la digestibilidad de proteínas, reduciendo los antinutrientes y alergenos (proteasas) y reduciendo de manera directa los niveles de cortisol en sangre (cromo).
  • Mejoran la salud intestinal a lo largo de la vida productiva del animal, aumentando la absorción de nutrientes: reduciendo la fermentación a nivel intestinal, reparando la mucosa intestinal y mejorando la calidad de la microbiota al reducir patógenos provenientes de procesos fermentativos.
  • Aumentan la producción de masa magra y disminuyen la acumulación de grasa subcutánea y visceral (muy importante en aves y cerdos): Al mejorar la absorción de proteínas, aumentan los aminoácidos disponibles para la formación de masa muscular (proteasas). Estos aminoácidos son fácilmente captables por las células musculares para la producción de músculo (masa magra) gracias al efecto del cromo. Por otro lado, al mejorar el metabolismo del azúcar y la función de la insulina, se utiliza más glucosa obtenida de la digestión como fuente de energía, disminuyendo su acumulación en forma de grasa visceral (entre y dentro de los órganos internos) y subcutánea (bajo la piel). Estos cambios metabólicos son clave para un mejor aprovechamiento de la energía de la dieta, lo cual tiende mejorar la conversión alimenticia por un lado, y por otro ,incrementa el peso del ave, en términos de músculo y no de grasa, lo cual mejora notablemente la calidad, la durabilidad y la visibilidad de la canal y sus cortes en anaquel. En la siguiente imagen, se puede analizar el beneficio del picolinato de cromo en la ganancia media diaria de peso (ADG) y la conversión alimenticia en pollos y cerdos (Zhang, 2011).
  • Disminuyen la incidencia de hígado graso (crítico en aves y vacunos lecheros): Las proteasas promueven la digestión de proteinas, muchas de las cuales contienen cromo (Cr+3), el cual es liberado para su uso. Al mejorar la digestión de proteínas, promueven una mayor disponibilidad de aminoácidos para ser usados como materia prima para la producción de músculo y como bien sabemos los procesos anabólicos necesitan mucha glucosa, lo cuál hará que se almacene menos glucosa en forma de grasa. Una de las funciones destacadas del cromo es la movilización de grasas depositadas en exceso en el hígado, trastorno metabólico conocido como esteatosis hepática o hígado graso. En una dieta alta en carbohidratos como fuente de energía, como es el caso de aves y cerdos, es esperable el aumento de la insulina en sangre, lo que deriva en acumulación de grasas. El cromo aumenta la actividad enzimática que degrada los lípidos almacenados en el hígado y promueve su movilización, lo cual disminuye los estragos de esta patología, actuando a su vez, como un potente hepato protector. Esta función está muy relacionada con la reducción de los niveles de cortisol en sangre, ya que niveles elevados de esta hormona de manera crónica, promueve el almacenamiento de grasa. Tanto las proteasas como el cromo, intervienen positivamente en el correcto uso de la glucosa disminuyendo su almacenamiento en el hígado.

En resumen, tenemos suficiente evidencia científica para afirmar el beneficio que presenta la suplementación con proteasas y picolinato de cromo para la producción de carne y huevos, ya que con su suplementación podemos disminuir y mejorar diversas patologías importantes que afectan la rentabilidad en la producción pecuaria, especialmente en la producción avícola y porcícola, como por ejemplo: Estrés calórico, hígado graso, grasa en la canal, disminución de la salud intestinal y baja absorción. Estos son factores de pérdidas económicas importantes, ya que las aves se hacen más susceptibles a infecciones aumentando la mortalidad y la morbilidad. Estos suplementos se utilizan en dosis muy bajas, por lo que el costo de estos, resulta mucho menor que los beneficios diferenciales que aportan a los animales sometidos a situaciones constantes de estrés como los que encontramos diariamente en una granja de crianza intensiva.

Estefanía Barbagelata
Estefanía Barbagelata
Representante Técnico Comercial Región Andina en Animal Health Concepts (AHC)